Muriente afirma que junta de control fiscal devuelve a la Isla a principios del siglo pasado

Por Inter News Service

El copresidente del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), Julio Muriente, consideró que en la entrada en vigor de la junta de control fiscal impuesta por Estados Unidos devuelve a Puerto Rico a principios del siglo pasado, acto que describió como “vergonzoso y humillante para el pueblo puertorriqueño”.

“En menos de treinta segundos se presentó públicamente la despótica y dictatorial junta de control fiscal, con presidente prefabricado y todo, y anunció sin inmutarse que ejercerá su poder omnímodo contra todas las instituciones del país comenzando, naturalmente, por La Fortaleza y la vergonzosa figura del gobernador de turno”, expresó sobre la reunión del organismo federal este viernes en Nueva York.

En este sentido, el dirigente del MINH entiende que “Puerto Rico ha sido retrotraído a principios del siglo veinte, cuando el presidente de Estados Unidos imponía gobernadores estadounidenses para que administraran su territorio caribeño, su finca de azúcar, café y tabaco”.

“Hoy designan a siete procónsules para que se lleven hasta los clavos de la cruz, con tal de satisfacer la avaricia de Wall Street, los fondos buitres y otros intereses similares. Todo esto a escasos días de unas elecciones generales pretendidamente democráticas”, resumió el político.

Muriente observó que “se trata de una imposición unilateral e inconsulta y como tal indeseable.; se trata de la reafirmación del colonialismo y la ausencia de poderes del pueblo puertorriqueño para decidir su propio destino; se trata, después de todo, de la admisión del fracaso de su propia criatura, el Estado Libre Asociado”.

El copresidente del MINH manifestó que “lo que padece Puerto Rico no es sólo de una crisis fiscal sino, peor aún, de una crisis estructural del modelo político y económico impuesto por Estados Unidos hace más de seis décadas”.

“Que no se crean los señores juntistas que nos vamos a quedar cruzados de brazos ante el atropello que se avecina; ya estamos en la calle, en las escuelas y comunidades, en los centros de trabajo y en todo el país; ya avanza la protesta ante lo que viene, que no es bueno para nadie”, dijo antes de rematar que “se acercan tiempos difíciles y no podemos ser indiferentes”.

Para Muriente, “una vez más, tendremos que luchar por nuestra dignidad nacional, frente a esa pandilla de extranjeros inescrupulosos que viene a consumar el saqueo del que hemos sido objeto por tanto tiempo”. 

La junta se reunió este viernes en el auditorio del Alexander Hamilton U.S. Custom House, 1 Bowling Green, donde llegaron varias personas para protestar, mientras que los miembros del organismo impuesto por Estados Unidos eligieron presidente al puertorriqueño republicano José Carrión, único de sus integrantes que reside en Puerto Rico.

Junto a Carrión, estuvieron Carlos García, José Ramón González, Ana Matosantos, Andrew Biggs, David Skeel, Arthur González y el representante del gobernador de Puerto Rico, Richard Ravitch, quien tiene derecho a voz pero no a voto.

Carrión dijo tras ser elegido presidente que “esto es un proceso bipartita en Washington y Puerto Rico”, en referencia a los partidos Republicano y Demócrata de Estados Unidos.

La junta de control fiscal fue establecida como un mecanismo de Washington para garantizar el pago de la deuda pública de Puerto Rico de 70 mil millones de dólares, luego que el gobierno de este Estado Libre Asociado (ELA) a Estados Unidos cayera en la insolvencia fiscal.

El organismo anunció en Nueva York que asume el control de todas las agencias y corporaciones del ELA, lo que convierte al gobernador en un asistente para que le rinda informes semanales del estado de las finanzas públicas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo