Testigo reitera bajo juramento fue presionado para que firmara contrato de Anaudi

Por Inter News Service/ Obed Betancourt

 El exjefe de Informática de la Cámara de Representantes Víctor Burgos reiteró hoy en la corte federal que se sintió presionado por el entonces presidente del cuerpo legislativo, Jaime Perelló, y varios de sus funcionarios para que firmara un contrato que favoreció a la empresa 3Comm, de Anaudi Hernández Pérez, entonces miembro del comité de finanzas del político y recaudador de dinero de su campaña.

Hernández Pérez se declaró culpable de varios delitos de corrupción, entre ellos el relacionado con el contrato de la Cámara baja, que obtuvo de manera fraudulenta para cambiar y dar mantenimiento al cuadro telefónico.

Perelló no ha sido acusado en este caso, aunque el administrador del cuerpo legislativo, y amigo de Perelló y Anaudi, Xavier González, se declaró culpable, y Burgos hizo lo propio por conocer de la comisión de delitos y no haberlo informado.

Ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Puerto Rico se ventilan ahora las acusaciones contra Glenn Rivera, ayudante especial de González, y la exdirectora de la Administración de Desarrollo Laboral, Sally López, con quien Anaudi presuntamente montó otro esquema de fraude al gobierno, y las hermanas Marieli e Ivonne Falcón, exvicepresidenta de la AAA, corporación en la que supuestamente se realizó otra conspiración para cometer fraude.

El testigo había indicado este martes que Perelló había firmado el contrato con 3Comm. Esta información resultaba relevante porque el propio legislador había indicado durante la investigación del Gran Jurado que no lo había hecho, lo que resultaba en una contradicción con posibles consecuencias legales.

Hoy, el fiscal repasó en corte el testimonio del testigo y surgió que no fue Perelló, sino el administrador quien firmó el documento, en el área en la que aparece el nombre de Jaime Perelló y/o Xavier González.

El asesor de prensa de Perelló, Daniel Hernández, envió a la agencia Inter News Service (INS) la página de un documento de la Cámara en la que se puede apreciar la firma que se supone sea de González y otro en la que aparece la de Perelló.

Burgos dijo hoy en corte que supuso que Perelló había firmado el contrato porque era quien los firmaba. Luego de la corrección del dato, Burgos insistió en que Perelló, González y Rivera Pizarro lo presionaban para que firmara el contrato de tecnología telefónica de Hernández Pérez porque, le indicaban, entre ellos el acusado, “había que ayudar a los amigos”.

Distinto a la impresión que quiso reflejar Perelló ante el Gran Jurado, de que no tenía absolutamente nada que ver con el contrato y con Anaudi, la evidencia que han aportado este y Burgos es que había reuniones recurrentes para hablar sobre esos asuntos y en una de esas, ante la dilación en la contratación, Perelló mismo le habría ordenado a Burgos “que firmara ese contrato ya”.

Otros encuentros de Perelló y Anaudi se produjeron durante las reuniones del comité de finanzas del primero a lo largo de 2013 y 2014.

El empresario reveló en su testimonio en corte hace una semana que en un encuentro antes de que Perelló asumiera la presidencia de la Cámara, hablaron sobre el cuadro telefónico.

Una auditoría en la Cámara de Representantes, que solicitó Perelló bajo presión luego de los arrestos de funcionarios de ese cuerpo el año pasado, reveló que no hubo un estudio de necesidad que demostrara que debía cambiarse el cuadro telefónico.

Mientras fue presidente de la Cámara, Perelló retuvo esa y otra auditoría sin compartirlas con sus legisladores.

“Ayudar a los amigos del presidente”, y “hoy día es difícil conseguir trabajo”, fueron expresiones que Burgos tomó como amenazantes, dijo en corte.

Días después de que González le manifestara esas palabras, dijo Burgos, Rivera Pizarro lo citó a su oficina y habría reconocido, hablándole a Burgos, que “yo sé que no estás acostumbrado a trabajar en este tipo de ambiente. Tenemos que ayudar a los amigos del presidente”, en referencia a Perelló.

“Cooperar”, dijo Burgos, fue algo que le reiteraron.

El abogado de Rivera Pizarro, Juan Masini Soler, sacó a relucir que el puesto de Burgos, y otros de posiciones fijas, tenía una duración de tan solo seis meses, contrario a la costumbre de ser anuales.

Masini Soler quiso impugnar el testimonio de Burgos al indicar que pudo haber sido despedido antes, cuando se oponía abiertamente a la contratación de 3Comm, pero no fue así, se le despidió en abril de 2014, meses antes de terminarse el contrato.

Un contrato con 3Comm se firmó el 9 de octubre y el segundo en de diciembre de 2013, que coincide con la fecha en que Anaudi distribuyó una lista de regalos de Navidad, en la que Perelló está a la cabeza.

Anaudi sometió otras propuestas para contratos adicionales en la Cámara. No se indicó si algún funcionario las solicitó, o si otras empresas licitaron.

Durante esa época, ya el FBI (Negociado Federal de Investigaciones) realizaba la pesquisa.

Loading...
Revisa el siguiente artículo