Alza en asesinatos es combatido con más presencia policial

Por EFE @EFEnoticias

El incremento de la criminalidad en Puerto Rico durante los últimos meses ligada al narcotráfico ha provocado un aumento de asesinatos en la isla que las autoridades tratan de combatir con mayor presencia policial.
La Policía de Puerto Rico informó hoy de que en lo que va de año se han registrado en la isla caribeña 454 asesinatos, lo que supone un 18 % más que en las mismas fechas de 2015, un incremento de muertes violentas que ha obligado a las autoridades locales a tomar medidas.
El pasado fin de semana se saldó con tres asesinatos, una cifra bastante baja comparada con la de los últimas fechas, cuando lo habitual era llegar a los diez fallecidos en muertes violentas durante esos dos días del final de la semana, que suelen tener como denominador común el narcotráfico.
El alza de asesinatos, un tema que en años recientes era visto como el principal problema de la sociedad puertorriqueña, registró después de 2011 una bajada continuada ahora alterada que ha hecho que se busque una respuesta.
Las miradas se han dirigido al jefe de la Policía de Puerto Rico, José Caldero, quien apuntó a las disputas por el control de los puntos de venta entre bandas de delincuentes como la causa de este alza de asesinatos que inquieta a las autoridades locales.
Caldero subrayó sobre el asunto que el epicentro del problema está en las principales ciudades de la isla, en concreto en la capital, San Juan, y Ponce, la principal urbe del sur.
Caldero y la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, anunciaron el pasado agosto una iniciativa para el incremento de patrullas policiales en las zonas de mayor incidencia criminal de San Juan.
La última muerte violenta registrada en Puerto Rico fue el lunes, cuando un preso perdió la vida tras las heridas sufridas en medio de una pelea con otro reo en la cárcel de Guayama, al sur de la isla caribeña.
La pelea entre los presos Justin García Martínez y Juan López Figueroa se saldó con la muerte del último consecuencia de las heridas recibidas, algunas provocadas con un objeto punzante.
El posible ajuste de cuentas en el interior del centro carcelario se repite todas las semanas en las calles de poblaciones de Puerto Rico, donde bandas de delincuentes se disputan los puntos de venta de droga.
Caldero ha señalado que en la capital -donde se registran más crímenes- se aunarán esfuerzos con la Policía local para atender de forma directa el problema, a lo que se suman planes a largo plazo para combatir la situación.
El territorio caribeño registró a partir de 2000 una curva ascendente en el número de asesinatos, momento en el que las cifras se dispararon hasta niveles que convirtieron a la seguridad en el principal problema de Puerto Rico.
La situación tocó techo en 2011, año que con 1.164 crímenes supuso el establecimiento de un récord de homicidios desde que se registran estadísticas en la isla caribeña, lo que dio paso a la sucesión de varios jefes de Policía que permanecieron por escaso tiempo en el cargo hasta que Caldero asumió la responsabilidad al frente de la fuerzas de seguridad.
A la vez que la Policía redobla su tarea de control de la criminalidad en las calles de la isla tiene que hacer frente a las denuncias por uso excesivo de la fuerza, principalmente contra personas de bajos recursos e inmigrantes, en su mayoría dominicanos.
La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) presentó el pasado agosto una demanda contra la Policía de Puerto Rico por la violación de derechos de ciudadanos de la isla.
La ACLU viene desde hace años denunciando un patrón de violación de derechos de los ciudadanos por parte de algunos efectivos de la Policía, lo que provocó la puesta en marcha de una reforma de las fuerzas del orden en marcha y que se prevé se prolongue durante los próximos años.

Loading...
Revisa el siguiente artículo