Gobernador alude a la Junta de Control Fiscal durante su mensaje del Día de la Constitución del ELA

Por Inter News Service

Tradicionalmente en Puerto Rico, el 25 de julio de cada año se celebra la Constitución del Estado Libre Asociado (ELA), pero en su 64ta celebración conmemoración, el gobernador Alejandro García Padilla habló sobre la Ley federal para la Supervisión, Administración, y Estabilidad Económica (Promesa), que crea una Junta de Control Fiscal que le resta poderes constitucionales al ELA.

“Como se sabe, para encarrilar el problema de la deuda, la falta de acceso a la ley de quiebras federal, tuvimos que tocar la puerta del Congreso. La respuesta fue Promesa”, dijo.

El funcionario indicó que Promesa ofrece los recursos para realizar ordenadamente la restructuración de deuda y que a su vez, el proyecto tiene su lado oscuro, ya que incide en las facultades de gobierno “que ha conquistado nuestra gente a través de siglos.”

“Es justo indignarse contra la Junta Fiscal por tomar control de nuestras instituciones, pero tenemos que responsabilizarnos por lo que nos toca en el problema”, aceptó.

El gobernador puso en perspectiva a la isla, como si fuese una república.

“Si Puerto Rico fuese república y hubiese tomado a préstamo el dinero que tomó, el Fondo Monetario Internacional, le obligarían a tomar medidas. En el caso de Grecia, los obligó la Comunidad Europea. Por otro lado, a Nueva York le pasó igual y a Detroit lo mismo”, aseguró.

Además, explicó que con “no tuvimos más remedio que apoyar Promesa”.

A su vez, el primer mandatario expresó que la crisis fiscal que traviesa la Isla no fue generada por el estatus.

“Hemos tenidos gobiernos buenos y malos en el Estado Libre Asociado. Una cosa es el status y otra son los gobiernos. Es demagogia esconderse detrás del status para no dar cara por la administración”, opinó.

García Padilla tildó de irresponsables a los políticos que acusan el ELA “de los actos imperiales que nos han devuelto a la discusión colonial”, como fue la aprobación de la ley congresional Promesa.

También, expresó que ni el ELA, ni la independencia, ni la estadidad, son garantizadores de un buen gobierno, sino solo los gobernantes.

“Es justo también aceptar responsabilidades propias. Yo no pude convencer a la legislatura de reformar el sistema contributivo para basar las contribuciones en el consumo y no en el trabajo. Ello hubiese permitido que dejaran de pagar impuestos sobre el ingreso el 82% de los que hoy pagan. Me tocaba a mí convencerlos y no lo logré”, admitió el gobernante.

De haber sabido que fracasaría en ese empeño, agregó, “admito que hubiese adelantado la determinación de reestructurar la deuda a mi primer mes en el gobierno. Yo también debí lograr cosas que no logré”.

Dijo en su momento que no busca excusas a esos fracasos y que se responsabiliza del lo que pase en su gobierno.

“Sepan que me hago responsable de lo bueno y de lo malo que pasa en mi gobierno. No busco excusas. No cometeré la cobardía de culpar a otros, y mucho menos la injusticia de culpar al Estado Libre Asociado”, exaltó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo