Columna de Roberto Iván Aponte: El problema es la colonia

#PRVota. Durante todo el año electoral, este espacio estará abierto los viernes para opiniones de diferentes sectores políticos. Todos han sido invitados a participar.

Por Roberto Iván Aponte Berríos Comisionado electoral del PIP @PIPtwitteando

A finales de la década de 1940, el liderato del Partido Popular comenzó el maquillaje de la colonia por “consentimiento”. El PPD se convirtió en instrumento del Imperio norteamericano para atragantar a nuestro pueblo con un embeleco jurídico definido por esa nación como el Estado Libre Asociado (ELA). Para encaminar dicho proyecto, el liderato popular recurrió a todo tipo de estrategias, logrando expulsar a todo el que creía en la independencia por medio de un decreto que estableció la incompatibilidad de ser miembro del PPD e independentista. Ante la claridad y la corrección de las propuestas del independentismo, utilizaron la represión política, económica y social contra el que creyera en la soberanía de nuestra patria, con la intención de minar la credibilidad y desaparecer el independentismo.

Diseñaron un programa de desarrollo económico artificial fundamentado en la entrega de nuestros recursos a manos extranjeras. Alentaron la emigración masiva hacia el norte como válvula de escape para crear la percepción de un falso progreso. Ambos escenarios tuvieron como base el endeudamiento del país, que hoy nos tiene donde estamos. Ante tal coyuntura, el independentismo ha mantenido firmemente su denuncia internacional de que el ELA es un mero disfraz de la colonia. Han sido muchas las luchas contra un liderato inmovilista que con sus acciones sembraron más anexionismo.

Las nefastas determinaciones de las administraciones de turno han provocado repercusiones políticas, económicas y sociales que conforman el actual Puerto Rico: el de la bancarrota colonial.  El Congreso y el Tribunal Supremo federal dictaron sentencia de muerte al ELA, revelaron la verdadera inexistencia de un gobierno propio y soberano. Ante tal desnudez, el liderato popular busca acomodo razonable usando la demagogia y las frases “cantinflescas” para calmar a sus electores y engañarlos nuevamente. Les resulta fácil decir que podrían gobernar junto con la junta fiscal y que primero hay que solucionar los problemas económicos antes que el estatus. Pero qué difícil se les hace decir que el problema de nuestra actual situación es debido al estatus, porque la colonia no nos permite desarrollar un modelo de crecimiento económico.

Ya los puertorriqueños rechazamos en las urnas en el 2012 el régimen colonial del ELA. Recién la metrópolis lo rechaza también. La pregunta obligada es qué hará el PPD, pues más claro no canta el gallo: el problema es la colonia. Este es el momento de la independencia.
 

Loading...
Revisa el siguiente artículo