Se pone de moda visitar fincas de girasoles

La visita de puertorriqueños a fincas que cultivan girasoles se ha convertido en una novedad.

Por Juan Carlos Melo @melodicespr


var VideoTV=”oTy8BWy0gC/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/noticias/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/0″;

Cada semana son muchas las familias que, dentro de sus paseos por la isla, deciden sacar un espacio para visitar algunas de las haciendas dedicadas al cultivo de la colorida planta que crece en suelos secos y soleados.

La hacienda Los Girasoles, en Guánica, de aproximadamente 10 cuerdas de terreno, recibe un promedio de 300 a 400 visitas por semana.

“Aquí vienen todo tipo de personas, desde parejas de novios, familias con hijos pequeños y hasta decoradores”, dijo a Metro Juan Carlos Camacho, uno de los encargados de la hacienda, que abre de sábado a domingo hasta las 4:00 de la tarde.

 “Las personas vienen a ver las flores y a comprar semillas y plantas. Duran horas mirándolas”, establece Camacho, quien lleva un año laborando en el lugar.

 “Teníamos curiosidad de ver lo que nos habían contado nuestras amistades a través de Facebook”, dijeron Brenda y Melanio, una pareja de Manatí que se mostró encantada con el lugar.

Los esposos andaban con otras amistades que sumaban poco más de seis personas y que no dudaban en tomarse autorretratos junto a la llamativa planta.

 “Es un sitio muy bonito”, coincidieron Luis y Gabriela, una pareja de novios que visitaba la Hacienda por primera vez y que aprovecharon para comprar girasoles para sus familiares.

Aunque en Puerto Rico los dueños de fincas llevan sobre 30 años cultivando la planta nativa de países de Centroamérica, solo hace poco más de un año las visitas a la hacienda y la compra de esta planta se han convertido en una novedad.

El horticultor Froilán Ávila, quien lleva cinco años dedicado al cultivo de los girasoles, dijo que, para extender la vida de estas plantas, las personas deben cambiarles cada día el agua, “mantenerlas en la sombra y cortarles una pulgadita el tallo”.

En cuanto a la siembra de la semilla, dijo que tarda una semana en germinar y dos meses en florecer”.

Los lectores de Metro compartieron con nosotros sus fotos en la finca de los girasoles. Te invitamos a ver la galería.

Loading...
Revisa el siguiente artículo