Columna de Armando Valdés: Un plan para Santurce

#PRVota. Durante todo el año electoral, este espacio estará abierto los viernes para opiniones de diferentes sectores políticos. Todos han sido invitados a participar.

Por Armando Valdés @armandovaldes

San Juan es una gran ciudad. Existen pocas que tengan dotes similares a los de nuestra capital: zonas históricas de calidad mundial, playas urbanas, buena cocina, excelentes museos, una vida cultural vibrante y gente hospitalaria y vivaracha. Sectores —como Viejo San Juan, Condado y Miramar— son espacios atractivos, habitables y, generalmente, aptos para el peatón. Sin embargo, estas áreas son puntos terminales dentro de un entramado: el corazón de la ciudad es Santurce. Y, desde la época de Sila Calderón, no se le ha vuelto a prestar atención.

A diario, cientos de miles de puertorriqueños y turistas atraviesan el barrio. Ellos y los que, como yo, vivimos en allí vemos su deterioro crónico. Lo que hace falta no es mucho; solo requiere un poco de voluntad y que el Gobierno se salga del medio y libere la capacidad creativa de los que queremos echar pa’lante a Santurce.

Infraestructura. La aportación más impactante del Gobierno debiera ser en este tema. En días recientes tuiteé una foto de un poste del alumbrado que había caído sobre el bonete de un vehículo detenido en un semáforo. Las aceras en muchos lugares no se pueden utilizar. Las calles están repletas de boquetes.

Un programa económico de mejoras podría desarrollarse en torno a las dos avenidas principales de la zona —Ponce de León y Fernández Juncos— que incluya únicamente remozar aceras, eliminar artículos del mobiliario urbano obsoletos y escoger solo un modelo para cada elemento que vaya a permanecer, repavimentación y arborización. Estas obras promoverían la inversión privada, poco a poco expandiendo las zonas más amenas de Santurce.

Los Gobiernos central y municipal deberían terminar sus obras en monumentos históricos, como el Teatro Paramount y el edifico del Departamento de Salud al otro lado de la avenida, o permitir que sean adquiridos por inversionistas.

Ordenamiento jurídico. La Legislatura de Puerto Rico y la Legislatura municipal deberían aprobar medidas para facilitar la gestión privada. Esto podría incluir procesos expeditos para la declaración de estorbos públicos y la expropiación, y exenciones en el pago de contribuciones sobre la propiedad inmueble para dueños que permitan el uso de terrenos baldíos, aunque sea de manera temporera, como huertos urbanos. De igual forma, debería legislarse para que estructuras desatendidas puedan ser intervenidas, al menos en su fachada, por artistas urbanos, aun sin el consentimiento del dueño cuando estos no puedan ser hallados o se nieguen a darles mantenimiento a sus propiedades, así expandiendo la huella del movimiento muralista. También se debería facilitar la concesión de permisos para negocios nuevos.

El propósito de estas medidas sería facilitar que sea el empresario y el artista el que revitalice el barrio. Los senadores José Nadal Power y Ramón Luis Nieves tenían un interesante proyecto de ley a estos fines.

Gestión privada. Una vez el Gobierno salga del medio, con las medidas mencionadas, le toca su turno a la comunidad. Sería factible crear una cooperativa agrícola con los operadores de huertos urbanos junto a restaurantes que interesen suplirse con sus productos. La creación de un business improvement district, dirigido por empresarios locales, le daría al sector privado santurcino las herramientas para mantener la zona en mejor estado. En fin, se trata de permitir que las cosas buenas que pasan en Santurce y que son iniciativa de privados —Los muros hablan, Ciudadela de Nick Prouty, El Gallo Negro de Johnny, Hacienda San Pedro de Etienne Cardona y Espacio Minerva, entre tantos otros— tengan el ambiente para crecer.

Loading...
Revisa el siguiente artículo