Periodistas y líderes comunitarios reafirman su compromiso en el servicio al país

Por Inter News Service

El sacerdote, periodista y líder comunitario padre Pedro Rafael Ortiz aprovechó su homilía de este domingo para hacer una especie de renovación del “compromiso y misión” en el servicio al país en tiempos críticos para la democracia.

Según dijo el padre Pedro, esta renovación surge a raíz de los fuertes ataques que ha recibido por oponerse al Proyecto de la Cámara 2944, conocido como “Ley de transparencia y de acceso a la información pública” que fue recientemente derrotada en la Cámara de Representantes.

“La lucha por la defensa de la democracia y de la libertad de prensa me ha llevado junto a otros hermanos periodistas y líderes comunitarios a sufrir vejámenes e insultos de tal intensidad que me he visto precisado a recordar los votos que asumí hace ya muchos años de ser cura para el servicio de Cristo y de que el discípulo no puede esperar pasar el tiempo mejor que el maestro”, señaló.

Agregó que, sin embargo, “todo lo hemos hecho por la verdadera justicia social y democracia más participativa”.

El padre Pedro aprovechó la presencia de algunos miembros de la junta de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (Asppro), como Juan Hernández, Carlos González y Glorinel Soto, para explicar a su feligresía las razones de su oposición, que coinciden con las de la Asppro y el Overseas Press Club y para hacerles un llamado a la oración y a la defensa de aquello que brinde justicia y bienestar a la sociedad.

Además, el también portavoz del colectivo nacional “Todos Somos Pueblo”, al reiterar su oposición a la mencionada pieza legislativa y a la imposición de una Junta Fiscal Federal, reconoció lo difícil que puede resultar asumir posturas y defender lo que se cree.

“Claro que Dios nos lleva a tener la fuerza de enfrentar los demonios construidos por la opresión y la injusticia. Claro que Dios nos lleva a triunfar frente a los potentados y los poderosos. Pero nos dice Jesús en el Evangelio que no estemos alegres, porque logramos con nuestra acción someter a esos demonios”, predicó.

A su juicio, “de lo que debemos estar alegres es del convencimiento de haber hecho lo mejor que pudimos con lo que Dios mismo nos encomendó: que nuestros nombres no estén inscritos en las placas de los honores mundanos sino inscritos en el cielo”.

“Cuando vemos cómo el mal social parece triunfar, cuando vemos cómo los magnates de Wall Street a través la una junta federal dictatorial planifican el establecimiento de sistemas horrorosos de control y vigilancia y que desde el imperio se legisla la dictadura contra un pueblo indefenso, sepamos que los pocos que se levantan serán como corderos en tierra de lobos”, sentenció

Loading...
Revisa el siguiente artículo