Buscan investigar el cumplimiento de ley que ordena uso del asiento protector

El asiento protector elevado es sumamente efectivo en la prevención de muertes y grave daño corporal de niños en casos de accidentes de automóviles.

Por Inter News Service

La senadora Itzamar Peña Ramírez sometió una resolución para comenzar una investigación sobre la implantación, administración y cumplimiento en la Isla de las disposiciones de la Ley 235 de 2012, que ordena el uso obligatorio del asiento protector (“Booster Seats”) a todo niño entre los cuatro y nueve años.

“La Ley 235 de 2012 fue aprobada el 13 de septiembre de 2012, o sea, hace casi cuatro años y aún no hemos tenido conocimiento de que la campaña educativa que se debió realizar durante los seis meses, a partir de la aprobación de la ley, se haya realizado”, indicó Peña Ramírez. 

Agregó que “la legislación establece que  el Departamento de Trasportación y Obras Publicas, suministrará el asiento protector a aquellas personas que lo soliciten y demuestren no tener los recursos para comprarlos”. 

La legisladora opinó que “por eso es  indispensable analizar la implantación, administración y cumplimiento  de esta ley, evaluar la efectividad de la misma y determinar qué herramientas e iniciativas legislativas se hacen necesarias para lograr la implementación de la misma”.

La medida, la resolución del Senado 1406, también ordena a la Comisión de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Transportación  a realizar una pesquisa de las acciones de la Comisión para la Seguridad en el Tránsito (CST) en cuanto al desarrollo de una campaña educativa sobre los beneficios del uso del “Booster Seat”.

Mediante la aprobación de la Ley 235 de 2012 se enmendó la Ley 22 de 2000, conocida como la Ley de Vehículos y Tránsitos de Puerto Rico, a los efectos de reglamentar y exigir uso obligatorio de asientos protectores elevados a todo niño entre las edades de cuatro a nueve años o que mida menos de cuatro pies y nueve pulgadas (57 pulgadas), lo que suceda primero.

El asiento protector elevado es sumamente efectivo en la prevención de muertes y grave daño corporal de niños en casos de accidentes de automóviles. 

Estudios indican que el riesgo de daño corporal en los niños entre menores de nueve años de edad se reduce en un 45% cuando utilizan el asiento protector elevado en comparación con niños de esas mismas edades que se limitan a utilizar el cinturón de seguridad de los automóviles, dijo la senadora.

Loading...
Revisa el siguiente artículo