Adiós Pedro Marbán

Pedro Marbán, periodista, editor y escritor, natural de Argentina, pero hijo adoptivo de esta Isla, falleció a sus 68 años de edad.

Por Aiola Virella @AiolaVirella

Eran poco más de la una de la tarde cuando mi celular sonaba y en la pantalla mostraba el nombre de Pedro Marbán. “¡Hola Pedro!”, contesté con la alegría que siempre contagiaba hablar con don Pedro Marbán. Sin embargo, al otro lado del teléfono no estaba Pedro. Era su amada Lizette, quien entre lágrimas me daba la noticia del fallecimiento de un gran colega, con quien tuve el honor de trabajar hasta el pasado jueves.

Pedro Marbán, periodista, editor y escritor, natural de Argentina, pero hijo adoptivo de esta Isla, falleció a sus 68 años de edad. Fue de repente y sorpresiva su partida. Siempre he dicho que esas partidas están reservadas para gente buena de verdad, y Pedro era un gran ser humano, más allá de su alto calibre profesional.

Nos conocimos fuera de la faena de trabajo, incidentalmente, pero de inmediato uno se daba cuenta de lo que estaba hecho Pedro. La empatía fue automática. Una tarde recibí una llamada suya que me abrió los ojos sobre la carrera periodística y las vueltas que da la vida. Más adelante colaboramos juntos como colegas. Nuevamente, Pedro dio cátedra de su calidad profesional. Fue colaborador nuestro en Metro en varias ocasiones, siendo la última en estos mismos días.

En marzo de este año publicó su novela “Antes que nos lleve la Parca” que trata sobre cuatro amigos a los que la vida reúne desde sus diferentes orígenes, de Madrid, con la revolución franquista de fondo, Buenos Aires, retratado en la caída de Juan Domingo Perón en 1955, La Habana, recorrida con los revolucionarios de Sierra Maestra y Puerto Rico, unido en misterioso lazo con Vietnam, quienes llegan a un final imprevisto y arriesgado en Nueva York.

Pedro tenía una extensa y prolífera trayectoria en el periodismo. En Argentina trabajó en revistas, periódicos, radio y televisión. Desde 1982, vivía en Puerto Rico donde trabajó en periódicos como el Mundo y Primera Hora. También laboró en el mundo digital como editor en Noticel. Hacía colaboraciones para Metro y otras publicaciones en la Isla.

A Pedro le sobrevive su esposa y también periodista, Lizette Pérez.

Quienes le conocimos, damos fe de su extraordinaria forma de abrazar la vida y nos quedamos con lo que nos compartió de su sapiencia. Hasta siempre Pedro Marbán. Que descanses en paz.

Loading...
Revisa el siguiente artículo