Solicitan que la homofobia sea declarada un delito en P.R.

Por Inter News Service

El joven activista de Derechos Humanos Francisco “El Jimagua” Cartagena Méndez solicitó al gobierno de Puerto Rico catalogar la homofobia como un crimen, debido a las “graves consecuencias que la misma representa para una comunidad en desventaja social, como lo es la comunidad LGBTT”.

El portavoz de la Fundación Acción Social Inclusiva señaló que acciones similares “se han establecido en países como Canadá, que ya poseen leyes que criminalizan a la homofobia por promover el odio y agresiones contra las personas homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales y transgénero”.

Explicó que “no es que encarcelen a quien piense diferente, pero sí a quienes tienen un historial de promover violencia y asesinatos en nuestra contra”, señaló en declaraciones escritas.

“El Jimagua” añadió que “en Florida,  un pastor venezolano se alegró de lo sucedido y lamentó que no hubiesen asesinado a todos los gays de la discoteca y alentó al gobierno norteamericano a asesinar a todos los gays en ese país. ¿Hasta cuándo este tipo de discurso será legal desde la proclama de libertad de expresión?”, cuestionó.

Afirmó a continuación que “la libertad para expresarte no debe darte el derecho de promover odio y agresiones contra determinado grupo, porque en ese momento deja de ser una libertad de expresión, para ser una agenda personalista que busca coartar el derecho a la vida de personas por creencias religiosas. Y eso no es libertad: eso es odio”.

Para el joven activista, la homofobia segrega a las familias y fomenta el rechazo contra homosexuales, así como entiende que las creencias sobre religiones y sobre derechos jurídico-legales deben estar  totalmente separadas.

Al mismo tiempo  que defiende la separación entre Iglesia y Estado y el derecho a la libertad de culto, cree importante respetar el derecho a la vida “sobre todas las cosas”.

“El pasado domingo, durante una conversación y defendiendo el honor de las víctimas de Orlando, le indiqué a un caballero que se expresaba de forma despectiva sobre lo sucedido que quienes murieron eran eres humanos y no maricones. El hombre me insultó y amenazó con quitarme la vida y agredirme”, recordó.

Por eso señala que “es importante que no esperemos a que algo como lo de Orlando suceda en Puerto Rico, para entonces tomar cartas en el asunto. La prevención desde una perspectiva de Derechos Humanos es la única solución para no llorar la muerte de personas jóvenes, inocentes y que vivieron y murieron libres, a pesar del odio en su contra”, concluyó Cartagena Méndez.

Loading...
Revisa el siguiente artículo