Sorprenden a abuela de víctima boricua en ataque de Orlando

Jamás se imaginó lo que harían los pasajeros del vuelo en el que iba a bordo rumbo a Florida

Por David Cordero @David_cmercado

Te recomendamos este video:

var VideoTV=”oTy5YteNB6/country/PuertoRico/section/noticias/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/80″;

Kelly Davis Kalas, una azafata de la aerolínea Jet Blue, compartió ayer en Facebook una conmovedora historia que surgió cuando ella y sus compañeras de un vuelo con destino a Orlando, se percataron que a bordo del avión iba la abuela de Luis Omar Ocasio Capó, una de las víctimas puertorriqueñas de los ataques ocurridos la madrugada del domingo en Orlando.

En la red social Facebook, Kelly compartió una imagen del joven acompañada de su relato. “Hoy mi querida amiga Melinda y yo tuvimos el triste privilegio de asistir a su abuela (de Luis Omar) en nuestro vuelo camino a Orlando para reunirse con su familia durante este momento inexplicable”, escribió la azafata, añadiendo que a sabiendas de que la dama hacía el viaje sola, estuvieron al pendiente de ella en todo momento y brindándole las mayores atenciones.

“Ella estaba comprensiblemente angustiada, pero nos recibió con bondad y dulzura. Y agradecimiento”, dijo.

Pero es a partir de ese momento que un vuelo común y corriente se transformó en uno verdaderamente inspirador, según ella misma relató. Kelly y Melinda, mientras tomaban las órdenes de bebida, decidieron compartir con cada persona en el vuelo la noticia de que a bordo también estaba la abuela de Luis Omar. Ambas invitaron a todos los pasajeros a firmar una hoja de papel para compartirla con la abuela en señal de solidarización.

Para su sorpresa, en lugar de firmas, los pasajeros decidieron compartir hermosos mensajes de consuelo, apoyo y solidaridad, y de momento comenzaron a necesitar más y más hojas de papel. “A mitad de camino, Melinda me llamó y me dijo, ‘Kel, creo que deberías iniciar otro papel desde la parte frontal. La gente está escribiendo párrafos’. Así que lo hice. Luego empezamos uno en el medio. Por último, acabándose el tiempo en nuestra hora y quince minutos de vuelo, repartimos hojas de papel a todas las personas que continuaban esperando para compartir su mensaje”, relató.

“Tuvimos página tras página, tras página tras página, con los mensajes largos que ofrecían condolencias, paz, amor y apoyo. Hubo incluso un par de donaciones en efectivo, y más de un par de lágrimas. Luego, con el permiso de la abuela y a petición de un par de pasajeros, ofrecimos un momento de silencio en memoria de Omar”, escribió la azafata, al tiempo que relató cómo al salir, cada uno de los pasajeros se detuvo para ofrecerle sus condolencias a la abuela, la abrazaban, lloraban con ella y cada pasajero esperó con paciencia y sin prisa por salir del avión.

“Me conmueve hasta las lágrimas una vez más, así que me esforcé para plasmar nuestra experiencia en palabras. A pesar de unos pocos seres humanos llenos de odio, rotos en este mundo que pueden muy fácilmente y legalmente tener en sus manos las armas de asalto en masa, la gente es amable. La gente me importa. Tengo la esperanza de que algún día, pronto, nos podamos reunir juntos para hacer del mundo un lugar más seguro para todos”, concluyó.
 

Loading...
Revisa el siguiente artículo