PROMESA avanza en Washington

Congreso. Ahora la PROMESA queda bajo la consideración del Senado federal, donde se espera que sea también aprobada.

Por Karixia Ortiz Serrano

De manera bipartidista el pleno de la Cámara federal aprobó el proyecto de ley H. R. 5278, que crearía la Ley para la Supervisión, Gerencia y Estabilidad Económica de Puerto Rico (PROMESA, por sus siglas en inglés). Así la junta de control fiscal para la isla escaló una etapa en el proceso legislativo de la capital federal. 

La pieza obtuvo el favor de 138 votos republicanos y 159 votos demócratas. La votación en contra fue de 103 por parte republicana y 24 del lado demócrata. Esto sumó el total de 297 votos a favor y 127 votos en contra.

En el pleno de la Cámara baja federal quedó colgada la enmienda de la congresista demócrata del distrito 35 de California, Norma Torres, que buscaba eliminar la disposición para que el gobernador de Puerto Rico tenga la potestad de disminuir el salario mínimo federal, de $7.25 a $4.25, a trabajadores menores de 25 años.

Pero la enmienda de los congresista demócratas de Nueva York, Nydia Velázquez y José Serrano fueron incluidas. Esta  consiste en que haya una comisión que estudie la legalidad de la deuda de Puerto Rico tras los hallazgos de que realice la junta.

En cuanto al ente independiente, el congresista republicano Robert Bishop logró aprobar la disposición que pone el 15 de septiembre como fecha límite para nombrar a los siete miembros que compondrán el ente independiente.

Igualmente, los miembros de la Cámara federal aprobaron incluir a la isla en el programa de HUBZones, para que pequeñas y medianas empresas puedan participar en contrataciones federales.
Otras de las enmiendas aprobadas fueron la de realizar una investigación de la pobreza infantil para reducirla y el respetar las construcciones de transporte realizadas con fondos federales.

La mayoría de los miembros demócratas coincidieron que la medida no es perfecta, pero que es necesaria para que el Gobierno local pueda reestructurar su deuda y despuntar hacia el desarrollo y recuperación económica.

“Este proyecto de ley cumple la responsabilidad constitucional del Congreso para defender nuestras obligaciones con los ciudadanos americanos de los territorios estadounidenses. Tengo la esperanza de que el Senado actuará con prontitud para aprobar esta legislación”, sostuvo el presidente del Comité de Recursos Naturales, Robert Bishop.

Por su parte, el congresista republicano James Sensenbrenner, enfatizó que esta medida “no es un rescate” y que, además, “protege a los contribuyentes estadounidenses”.

El presidente de la Cámara federal, Paul Ryan, hizo hincapié  en que PROMESA “no le añade un solo dólar a la deuda estadounidense”. No obstante, se ha estimado en $370 millones el gasto de la puesta en función de la junta de control o supervisión fiscal que incidirá en los planes fiscales, presupuestos y que intervendrá en el proceso de reestructuración de la deuda pública estimada al presente en algunos $69 mil millones, aunque los estimados de la deuda a largo plazo suman sobre $140 mil millones.

Aún con la aprobación bipartidista que muchos celebran, también permanecen las inconformidades por los ajustes que pudieron quedar en el tintero.

“Pienso que el proyecto de ley no proporciona suficiente asistencia a Puerto Rico. La junta tiene demasiados poderes y socavar las disposiciones del salario mínimo no deben estar en el proyecto de ley. Al igual que muchos de mis colegas, he tenido que aceptar que no había otra vía disponible para hacer frente a la crisis de la deuda en Puerto Rico”, manifestó el congresista demócrata Raúl Grijalva.

“Este proyecto de ley es un paso esencial, pero no es la solución duradera”, dijo el comisionado residente, Pedro Pierluisi, quien, con su voto a favor, a su juicio, evitó entrar en un “caos”, litigios por impagos y subsanar el sistema de retiro, que ya confronta serios problemas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo