Fortuño dice que no será parte de la JCF

Por Metro

El exgobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño descartó de plano el rumor de que podría ser parte de la Junta de Supervisión Fiscal y dijo que eso no sería posible porque la legislación excluye a exfuncionarios electos de ese organismo. Incluso dijo que fue él quien cabildeó para incluir esa exclusión, de manera que esa entidad no se politice.

En entrevista radial (WKAQ 580), Fortuño sostuvo que la Junta de Supervisión Fiscal trabajará con un proceso de administración correcta de las finanzas de Puerto Rico, por lo que no se puede ver como un proceso político. “Fui yo el que propuse la enmienda, el que trabajé para que no pudiera incluirse en esa junta exfuncionarios electos”, afirmó.

Fortuño dijo que no es una situación ideal la que plantea la medida de PROMESA, pero es una herramienta para salir de la crisis. El exgobernador describió el momento que atraviesa Puerto Rico como uno histórico. “No es momento de mirar para atrás, sino para adelante. Me sorprendió el margen tan amplio (de aprobación de PROMESA) y ahora le corresponde al Senado tomar la determinación que vaya a tomar”, indicó. Apuntó a que el Senado actuaría rápidamente de cara a los vencimientos de deuda en julio.

“Yo preferiría que eso (PROMESA) nunca se hubiera considerado por razones que esto demuestra que Puerto Rico falló en poder atender este asunto, pero dadas las circunstancias en que estamos para poder recuperar la credibilidad perdida la Junta es una herramienta potencial”, dijo Fortuño. El exgobernador enfatizó que la Junta de Supervisión Fiscal es solo uno de los elementos de la medida confesional, que además brinda otras herramientas de ayuda a la Isla. De hecho, sobre la junta afirmó que no es la solución al problema, sino una herramienta más. 

Sobre cuánto tiempo debe durar la Junta de Supervisión Fiscal, Fortuño estimó que podrían ser unos diez años. Apuntó a que en Washington D.C., el mecanismo funcionó y la ciudad salió de la crisis en la que se encontraba.

Hizo referencia a su política de la medicina amarga para decir que “no hay manera de arreglar las cosas sin pasar por un proceso difícil”.

“Confío que el resultado vaya a ser mejor que lo que tenemos ahora mismo”, concluyó. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo