Miranda y Caldero insisten en que El Manco mató a Lorenzo

Por Inter News Service

El secretario de Justicia, César Miranda, y el superintendente de la Policía, José Caldero López, coincidieron hoy por separado en insistir en que Luis Gustavo Rivera Seijo, alias El Manco, es responsable de la muerte del niño Lorenzo González Cacho, de 9 años, ocurrida en marzo de 2010 en Dorado.

Miranda consideró, además, que la jueza Vilmary Soler Suárez, del Tribunal de Primera Instancia en Bayamón, se equivocó en derecho al no determinar causa para juicio contra Rivera Seijo, en un proceso que se fue más allá de lo que se exige en una audiencia de esta naturaleza.

“Entiendo que la determinación de la jueza Soler fue equivocada en derecho como la del juez (Carlos Salgado Schwarz) que vio la vista en primera instancia”, expresó.

El funcionario entiende que “la prueba desfilada fue más que suficiente para que este caso, como si fuera un juicio”.

Anticipó que en el Departamento de Justicia analizan los pasos a dar para que un tribunal de mayor instancia revise la decisión con el objetivo que “se entienda el alcance de la vista preliminar”.

Miranda cree que esta decisión es reversible, por lo que “nosotros no podemos dejar descansar este caso, luego de una investigación que hemos reconocido que tiene dificultades, aun así el caso es probable”.

“El estado presentó la mayoría de la prueba con que cuenta, pero no viene obligado a presentar toda la prueba, sino el quantum de prueba”, dijo en entrevista radiofónica (Radio Isla).

Miranda explicó que “si el quantum de prueba es suficiente o no es suficiente (es lo que se determina), y el que se presentó es más que el requerido en vista preliminar, y pienso que el juzgado ha errado”.

Consideró que hay “una tendencia en Puerto Rico que se va acrecentando; el quantum de prueba es más allá de duda razonable”.

Miranda afirmó que si hubiera tenido alguna duda de que Rivera Seijo fue el asesino del niño González Cacho, no hubiera presentado la acusación.

Argumentó que con el testimonio de la ex fiscal federal María Domínguez pensó que el caso se había fortalecido, por lo que piensa que llevándolo a la consideración de un tribunal superior se establezca de forma definitiva hasta dónde se tiene que llegar para demostrar un caso en vista preliminar.

Aparte, el jefe de la Policía reiteró su convencimiento de que Rivera Seijo es el autor de la muerte del hijo de Ana Cacho, contra quien la opinión pública parece volcada.

Caldero López hizo una autocrítica al considerar que la escena no se trabajó con la pulcritud que se requiere, por lo que conducirá una investigación interna dirigida a determinar si hubo responsabilidad en los agentes participantes.

Admitió que hubo falla en la actuación de la Policía y de la fiscalía, al no preservarse adecuadamente la escena.

Loading...
Revisa el siguiente artículo