Ana Cacho: "Habrá justicia para mi hijo"

Por Servicios combinados

Luego de que esta tarde la jueza Vilmary Soler determinara no causa para juicio contra Luis Rivera Seijo, alias El Manco, imputado de dar muerte a al niño Lorenzo González Cacho, el 9 de marzo de 2010 en su residencia en Dorado, la madre de Lorenzo, Ana Cacho a su salida de la sala dijo llorosa que habrá justicia. 

“Habrá justicia para mi hijo, lo juro, habrá justicia”, sentenció Cacho al conocer la decisión de la jueza  Soler Suárez. 

Esta prueba física no prueba la presencia del señor imputado… la prueba testifical resultó inconsistente… Finalmente analizada la prueba física, testifical”, dijo la jueza durante su determinación.

En un último intento para ir a juicio, el Ministerio Público presentó un desfile de pruebas y testigos durante las pasadas semanas. Entre los testigos figuraron la madre del menor, Ana Cacho, la hermana mayor, la exfiscal federal María Domínguez,  el agente que investigó la escena y varios agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por su siglas en inglés).

Previo al dictamen, el fiscal Mario Rivera Géigel suplicó a la jueza pasar el caso a juicio.

“Lo que pedimos es que nos deje ir a juicio”, reclamó en varias instancias durante los argumentos finales, el fiscal Rivera Géigel.

Por su parte, el abogado de defensa Mario Moczó reiteró a la jueza mantener el dictamen del juez Carlos Salgado de no causa para juicio por no haber los elementos que ubiquen a El Manco en la escena.

Más temprano, testificó el perito en patrones de sangre de la Policía de Puerto Rico, el teniente segundo Noel Colón González, quien informó que realizó dos experimentos en los que llegó a la conclusión de que el atacante no salió corriendo luego cometer el crimen, estaba armado con un cuchillo y utilizó su mano derecha para agredir al niño.

Según Pérez, este testimonio supuestamente valida las confesiones hechas por Rivera Seijo.

Por su parte, el licenciado Mario Moczó insistió que “no hay nada que ponga nuestro cliente en la escena”.

Rivera Seijo, de 37 años, permanece bajo la custodia del Estado, y se mantiene ingresado en el Hospital de Psiquiatría Forense de Río Piedras, desde noviembre del año 2010 cuando un juez lo declaró no culpable por la muerte del deambulante Oscar Pacheco por razón de insanidad mental.

Estaba imputado de dar muerte al niño Lorenzo González Cacho, en la madrugada del 9 de marzo de 2010 en la residencia de su familia en Dorado del Mar.

Loading...
Revisa el siguiente artículo