Ángel Rosa, con miras a domar el Congreso federal

Cuarta y última entrega. El aspirante a la comisaría residente en Washington asegura que restablecerá el ambiente de inversión en Puerto Rico.

Por David Cordero @David_cmercado

Desde Trujillo Alto hasta Carolina fue el tramo que el precandidato a comisionado residente en Washington Ángel Rosa recorrió en caravana el pasado domingo. De fondo, la melodía sonaba con toda su fuerza: “Jalda arriba va cantando el popular”. El himno de campaña del Partido Popular Democrático (PPD) anunciaba que las tumbacocos y el aspirante se acercaban a las casas. 

El también senador por acumulación del PPD saludaba y hacía señales de agradecimiento a decenas de puertorriqueños y puertorriqueñas que salían con su bandera hasta la calle o el balcón de sus casas. 

Tras cuatro años en el Capitolio, Rosa anunció su candidatura a la comisaría residente el pasado mes de diciembre de 2015. Antes de lanzarse a la política en términos prácticos, el senador fue profesor en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Mayagüez. 

“La verdad es que yo, como miembro de la Facultad de Ciencias Políticas, todo el tiempo estaba enseñando las cosas que pasan en el gobierno, cómo funciona el gobierno, como cambió la historia política de Puerto Rico, etcétera. Entonces, la oportunidad de estar en el Senado es distinta; es pasar de contarlo y decir cómo es a hacerlo”, puntualizó Rosa en entrevista con Metro.
 
La caravana continúa y con ella las imágenes. Los niños, algunos descalzos, se asoman a la calle y agitan una bandera con la seguridad de que ese que está en la guagua es el líder que su padre o madre apoya. Las señoras en bata de dormir y algunas hasta con rolos en el cabello también hacen lo propio. Y es que están en medio de su rutina. La caravana a tomado a algunos por sorpresa, pero la bandera que aún lee “pan-tierra-libertad” está siempre lista y a la espera de ese momento en que vuelva a ser agitada. Rosa, atento, continúa devolviendo los saludos.
 
“Los rally y las caravanas son parte de lo que se hace al final de las campañas, para motivar a la gente a salir a votar. Es la parte en la que la gente tiene que estar convencida de tus ideas, tiene que conocerte, tienes que haberle hecho una orientación a base de una campaña de contenido y ya lo que falta es que vayan a las urnas a votar”, expresó el senador.
 
Las caravanas, dijo, son una manera de lograr más alcance en términos geográficos, aunque resaltó la importancia de un estilo de campaña más directo, uno heredado por generaciones políticas, desde los inicios del PPD.  “En Puerto Rico desde que Luis Muñoz Marín fundó el partido popular y lo hizo caminando por los pueblos y campos de Puerto Rico, yendo a los bateyes de los jíbaros a hablarles de su programa de trabajo, la manera de tú hacer campaña es yendo donde el elector y teniendo el contacto directo con él”, puntualizó.  
Algunas controversias y señalamientos han alcanzado al senador durante el último mes. El aspirante a la comisaría residente en Washington tuvo que separar de su cargo a la directora administrativa de su oficina, Zayra Caraballo Martínez, luego de que la empleada publicara en su perfil de Facebook un mensaje en el que se refería de forma despectiva al estado de salud del también aspirante a la comisaría, Héctor Ferrer. Rosa aseguró que Caraballo continúa fuera de su cargo.
 
“Yo no tomo decisiones temporalmente. Ponderé mucho cuáles fueron las expresiones, cuál fue el contenido de eso, porque se trata de una persona que era una colaboradora cercana, una persona con la que yo tengo una relación de amistad, pero, al darme cuenta de lo que se había dicho y de la interpretación que se le estaba dando, me di cuenta de que era insostenible no hacer lo que tuve que hacer”, relató Rosa. 

“A veces en la política y en la vida en general, uno tiene que tomar decisiones que son difíciles personalmente, pero que son las correctas, y la muestra del liderato es cuando no te tiembla la mano para tomar decisiones correctas. Eso demuestra el carácter de cada uno de nosotros”, añadió.

Algunos de sus pares en la Cámara del Senado también lo señalaron recientemente, luego de que el senador presuntamente presentara un informe en el Congreso de los Estados Unidos (EE. UU.), sin antes haber sido evaluado por los demás miembros de la Comisión de Gobierno y el pleno senatorial.

“Ese fue el primer ataque politiquero que me hicieron en esta campaña y vino del bando de Héctor Ferrer, porque, a falta de ideas y a falta de soluciones, pues los políticos del pasado recurren a ese tipo de acusación”, dijo Rosa, al tiempo que explicó el contenido del documento que discutió y entregó a miembros de la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes federal. 
“Yo estaba trabajando ese informe ya como consecuencia de una resolución que me da a mí la capacidad de investigar cualquier aspecto del funcionamiento del gobierno prospectivo y del pasado, y, como surgió el viaje a Washington, decido llevar un borrador en el que se hacía un análisis profundo, tanto económico, fiscal como jurídico del proyecto de la junta de control fiscal”.  
Rosa se dirige a la comisaría con miras a trabajar en dos direcciones: restablecer un ambiente de inversión y estímulo a la economía de Puerto Rico por parte del Congreso de EE. UU. y lograr de una vez y por todas la reclamada paridad de fondos federales de Medicare y Medicaid para atender la asomada crisis de salud en Puerto Rico. 
“Yo lo que quiero es contribuir desde Washington a que se cambie la manera en que e ha ejercido la comisaría residente por los diferentes comisionados en los últimos 30 años. Los comisionados se han limitado a ir al Congreso y entrar allí a un subcomité y estar por los pasillos del Congreso pidiendo ayuda a los demás congresistas, cosa que hay que seguir haciendo pero que no ha dado los frutos necesarios. Washington es una oportunidad para Puerto Rico más allá de las paredes del edificio del Capitolio y del Congreso”, manifestó el aspirante, añadiendo que como parte de sus labores buscaría el apoyo de embajadas de otros países con sede en Washington, academias, importantes organizaciones sin fines de lucro, entre otros.  Mientras tanto, Rosa se dirige al pueblo y entre abrazos y muestras de apoyo fue recibido aquel domingo en Carolina.
Loading...
Revisa el siguiente artículo