Rechazo a JCF pone a P.R. de cara a la independencia

Momento. Mientras que en la Cámara federal se discutirá hoy PROMESA, varios expertos coinciden en que el proyecto es una señal de que es hora de redefinir el estatus político de la isla.

Con la propuesta de imponer una junta de control fiscal para Puerto Rico, el Gobierno federal está enviando un mensaje de que el estatus territorial actual de la isla no funciona y que la balanza se podría inclinar hacia la independencia, según opinaron varios expertos consultados
por Metro.

El licenciado y profesor Carlos Díaz Olivo señaló que la propuesta del Congreso para el manejo de la crisis de Puerto Rico, que se desglosa en el Proyecto para la Supervisión, el Manejo y la Estabilidad Económica de Puerto Rico (PROMESA, por sus siglas en inglés), es una manera de demostrar que el Gobierno estadounidense puede disponer  e invalidar las tres Ramas del Gobierno local.

“Lo hace de esta manera porque me parece que el mensaje es claro a Puerto Rico y la comunidad internacional de que el acuerdo actual no es viable. Por lo tanto, si el arreglo actual no es viable, entonces a Puerto Rico le quedan dos caminos: o es la estadidad o es la independencia en algún tipo de modalidad”, aseveró el analista político.

Sentenció, además, que “este estatus (Estado Libre Asociado) está descartado y la estadidad parece cuesta arriba porque tampoco me está diciendo: ‘Coge la estatidad’. Para mí el camino es la independencia. Lo que pasa es que yo no veo al liderato local con el  vigor o la determinación de  hacer ese reclamo”.

Sobre la modalidad de independencia a la que el país debería mirar, Díaz Olivo estableció que podría ser la separación o establecer algún tipo de convenio o tratado internacional con Estados Unidos como un país independiente.

Por su parte, el exsenador independentista Fernando Martín sentenció que el momento de que el país determine cuál debe ser su estatus se acerca. “No tengo ninguna duda de que el momento se acerca rápidamente cuando este colapso a la insolvencia económica de momento va a mostrar su lado político”, dijo el licenciado, quien no duda que la alternativa más atractiva sería la independencia.

De hecho, Martín indicó que el manejo de la deuda bajo un estatus independiente sería más eficaz, ya que el país podría ir al Fondo Monetario Internacional en busca de herramientas.

No obstante, Díaz Olivo advirtió que, bajo un modelo de  independencia, no hay espacio para el estilo de vida al que el país está acostumbrado. “No veo señales más que hacia la independencia. Me parece que están apuntalando; pero, ciertamente, ese camino hacia la independencia conllevará un cambio drástico en la manera en la que nos acostumbramos a vivir, y vamos a tener que hacer un arreglo.

Obviamente, habrá mucha gente que intente irse a Estados Unidos hasta que así lo permitan, porque yo tampoco estoy completamente seguro que aquí no van a permitir que casi los tres millones se  vayan”, opinó el licenciado.

Díaz Olivo recalcó que la operación del Gobierno no podría ser subvencionada como está, pues no habría los fondos para ello y, además, “la Universidad opera por becas federales. Por lo tanto, si Puerto Rico es independiente, toda esa estructura universitaria se desploma y la cultural se desploma automáticamente”.

¿Se puede rechazar la junta?

Rechazar la junta de control fiscal federal “bajo el arreglo actual sería como un acto de insubordinación no contemplado en el esquema federal. Implicaría un acto unilateral de reclamar poderes y es casi una petición de  independencia. Hacer eso es virtualmente una independencia. Por eso es que ves que muchos dicen que es injusto, pero nadie te da un paso más”, indicó Díaz Olivo.

Mientras que el licenciado Alejandro Torres estableció que “en las colonias la única manera de hacer valer su derecho para evitar la imposición de acciones de parte del administrador es rebelarse. Aquí es a través de convocarnos como pueblo para que, mediante el mecanismo de asamblea, se establezca cómo vamos a ejercer ese derecho a la libre determinación, cuáles serán las condiciones con las que discutiremos la forma de relación política”. Para Torres, la única manera de evitar la junta es con una respuesta política.

Esta semana, el tema de Puerto Rico será parte de la agenda del Congreso, en donde hoy se celebrará la vista de consideración del proyecto Promesa, mientras que mañana se espera que baje a votación en el Comité de Recursos Naturales de la Cámara.

Loading...
Revisa el siguiente artículo