Crespo no tiene miedo al qué dirán sobre su pasado

Cambio. Este es el primero de una serie de artículos sobre exfuncionarios que buscan un escaño para el próximo cuatrienio.

Por Karixia Ortiz Serrano

“Si hubiera tenido miedo, no me habría lanzado; me quedaba guardado”. Así de confiado se presentó el aspirante a la alcaldía de Aguadilla por el Partido Nuevo Progresista, Rolando Crespo, cuando en una conversación con Metro aseguró que no les tiene miedo a los actos del pasado.

Crespo aún resuena en la memoria de muchos. En 2011 fue quien tuvo que abandonar su silla en la Cámara de Representantes al dar un claro positivo a consumo de cocaína en una prueba de dopaje. Antes del análisis de laboratorio, lo negó. Luego del resultado, no tuvo más remedio que aceptarlo y desocupar su escaño.

Sin embargo, ahora, con sus recién 40 años cumplidos y luego de estar en la práctica privada del comercio y haciendo campaña política por los pasados tres años, enfrentará en las primarias al actual alcalde Carlos Méndez, quien lleva como administrador del municipio desde 1997.

“Creo que yo me convertí en un ejemplo de superación. Me he convertido en un ejemplo de sacudirse y levantarse. Les he demostrado a mi pueblo de Aguadilla y al pueblo de Puerto Rico que querer es poder y que, contra viento y marea, estoy ahí”, enfatizó, al tiempo que resaltó que “el Rolando Crespo de antes no es el mismo de diez años atrás, cinco años atrás, un año atrás”.

Crespo tiene la seguridad de que prevalecerá, pues, según lo comunica el pueblo, se necesita “un cambio, de comenzar con nuevos estilos de política pública en la administración municipal, y yo he venido a llenar ese vacío trayendo un mensaje de una administración de consenso, de apertura, de escuchar a todos y de integración de las unidades en la toma de decisiones”.

El representante sostuvo que, para ganar la alcaldía, no necesita el endoso de ningún aspirante a la gobernación. Igualmente, precisó que no se siente abandonado por el partido.

“El candidato a alcalde del partido que sea, en el pueblo que sea, que sienta que tenga que ganar una alcaldía con el apoyo de gente que no es de su pueblo está liquidao. […] Mi papeleta no va acomodada al lado de ningún candidato a la gobernación ni ningún candidato a legislador”, señaló, al tiempo que reconoció que quien públicamente ha endosado su aspiración ha sido el aspirante al senado y alcalde de Yauco, Abel Nazario.

Crespo ha hecho el compromiso de donar a un fondo de enfermedades catastróficas el 10 % de su sueldo y el 10 % de las dietas de sus legisladores municipales. Mas, donaría el 5 % de las ganancias de las empresas municipales para destinarlos a obra de justicia social en las comunidades.

Según la ley aprobada en 2014 que regula los salarios municipales, al alcalde de Aguadilla le correspondería un ingreso mensual de $7,500, pues la población es de aproximadamente 60,000. Así que, básicamente, Crespo se desprendería mensualmente de $750.

Aunque el Municipio aguadillano ha reportado un superávit de $10,581,774 para el año fiscal 2014-2015, en efecto, tiene una deuda de un poco más de $100,000, pero sobre la mesa está garantizada por la Contribución Adicional Especial (CAE). Crespo consideró que la deuda es una muy grande y que esta “ha traído como consecuencia que los servicios  básicos que debe recibir una ciudadanía se vean afectados”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo