Ana Cacho buscará su reivindicación

Desconsuelo. La madre del niño Lorenzo explota en llanto tras escuchar la sentencia del juez y dice que ahora nadie la callará

Por Juan Carlos Melo @melodicespr

En la sala 403 del Tribunal de Bayamón nadie pareció sufrir más la decisión de no causa contra Luis Rivera Seijo, alias el Manco, que la madre del asesinado niño Lorenzo, quien irrumpió en llanto tan pronto el juez Carlos Salgado Schwarz emitió su determinación.

Y es que, a juzgar por la forma en que cambió el semblante de Ana Cacho, las palabras del juez parecieron ser un latigazo que azotaron su cuerpo y provocaron la explosión inmediata de quejidos y lágrimas. Fue como si volviera a revivir el fatídico momento en que intentó despertar a su hijo menor luego de encontrarlo sangrando y sin respiración en una habitación de su propia casa.
Era el único quejido que se escuchaba en sala, que rápido recibió el consuelo de sus familiares y de los fiscales que buscaban el ajusticiamiento del Manco.

Contrario a Cacho y a sus acompañantes, gran parte de los presentes —que habían asistido a varias de las vistas preliminares— emitieron un suspiro de tranquilidad al escuchar que no se “procesaría a un inocente”.

Ayer el juez Salgado Schwarz determinó no causa contra Rivera Seijo por entender que la pesquisa estaba lleno de errores.“El caso está plagado de una ausencia total de prueba física del imputado en la residencia de Ana Cacho”, dijo Salgado Schwarz, mientras criticaba el proceso de investigación del caso, que aseguró “no se investigó como un homicidio”, sino como un accidente.

Incluso dijo que por lo presentado en sala tampoco se puede imputar a la familia de Cacho de alterar la escena por limpiar la casa que, un día después de los hechos, fue considerada una escena de crimen.
“Esto tiene que ser con prueba admisible en un juicio, no con inferencias”, dijo el juez, quien acto seguido emitió su determinación provocando reacciones disímiles entre los presentes, acción que provocó que los alguaciles comenzaran a solicitar la calma y el desalojo del salón.

En la medida en que la sala  403 se desocupaba, más se escuchaba el desconsolado llanto de Cacho, quien se puso de pie y con rabia dijo: “Ahora voy a hablar. Nadie me va callar”, mientras que su mamá, Ivette González, le pedía que se tranquilizara.

Ya en el pasillo del Tribunal, la madre de Lorenzo tuvo que ser escoltada por los alguaciles hasta el ascensor debido a que su rápida caminata fue interrumpida por camarógrafos y periodistas que se le abalanzaron provocando que tocara el piso con una de sus rodillas.
Previo a la salida de Cacho, la fiscal Aracelys Pérez expresaba a los medios apostados fuera de sala que, aunque respeta la determinación del juez, entiende que se presentó prueba suficiente para encontrar causa para juicio.

“Respetamos la decisión del juez, pero entendemos que está errada. Para este proceso se presentó prueba suficiente para pasar el quantum de prueba de esta etapa del proceso. La determinación con relación al proceso de entrevista nosotros incluso le presentamos un caso que valida este tipo de entrevistas con personas que están siendo procesadas en otros casos. Entendemos que el caso requiere llegar a juicio y presentar aquí toda la prueba que se tiene”, indicó Pérez.
La fiscal aceptó que el manejo inicial del caso no ayudó a un veredicto favorable al Estado contra Rivera Seijo.“Nosotros no podemos ocultar que, en un inicio, hubo cosas que se pudieron haber hecho mucho mejor en la escena y hay cosas que no se hicieron. Pero sí hay cosas que se tienen y hay que verificar aquí que se tiene la prueba que se tiene”, declaró Pérez.
Por su parte, el abogado de defensa del Manco, Mario

Moczó, se mostró complacido con la determinación del juez.
“Estoy feliz. No es la culminación del proceso, pero por lo menos sentimos que de verdad, gracias a Dios, existe justicia. Se está viendo lo que siempre hemos planteado, que nuestro cliente es inocente”, dijo Moczó, quien pertenece a la Sociedad de Asistencia Legal.

A preguntas de que el juez Salgado Schwarz acogió la orden que en junio de 2010 emitió la jueza Elizabeth Linares, que indicaba que se debía notificar a la abogada del Manco, María Soledad Sáez, antes de entrevistarlo, Moczó dijo que el togado tomó en consideración el estado mental de su cliente y que la confesión no fue debidamente (tomada), que era inadmisible y que no se corroboraba con la prueba, lo que siempre hemos planteado”, destacó.

“Yo siempre he dicho que mi cliente es inocente. Este caso se está trabajando mediante métodos alternos que no son legales y que, gracias a Dios, ya en esta primera etapa prevalecimos y esperamos que así sea en la segunda”, dijo el letrado sobre la vista preliminar en alzada que solicitó fiscalía y que quedó pautada para el 10 de mayo ante la jueza Vilmarie Soler.

Respecto al asesinato del niño Lorenzo, Moczó dijo que esto es una tragedia, pero lo que el país debe entender es que su función no fue investigar el caso. “Lo importante es que, por más que haya una tragedia, no se puede usar a alguien de chivo expiatorio o utilizar al más débil”, sentenció.

Loading...
Revisa el siguiente artículo