Rebotan cheques de cuentas cerradas del BGF

Por Metro.PR

Decenas de empleados y contratistas de la Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda (AFV), al igual que del Consejo de Educación General de Puerto Rico (CEG), así como de otras dependencias del gobierno, pasaron malos ratos esta semana al intentar cambiar sus cheques de nómina y servicios debido a que estos rebotaron porque las cuentas en las que estaban giradas fueron cerradas.

La denuncia la hizo esta mañana el expresidente de la Cámara de Representantes, José Aponte Hernández, quien responsabilizó a la presidenta del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), Melba Acosta, así como a los jefes de dichas dependencias, por el caos que está sucediendo en las agencias públicas.

“Las acciones de la presidenta son poco responsables. Permitir emitir cheques para pagar la nómina y los servicios prestados de unas cuentas bancarias que fueron cerradas es una acción incorrecta e inapropiada. La presidenta sabía muy bien que no podía emitir cheques de cuentas del Banco desde el mismo momento que el gobernador Alejandro García Padilla firmó la Ley de Moratoria del BGF el 6 de abril, la cual congela los desembolsos de todas las cuentas de dicha institución. Sin embargo, Melba Acosta continuó haciendo cheques como si nada”, dijo el líder legislativo mediante un parte de prensa.

Aponte Hernández indicó que desde el pasado jueves, han sido muchos los contratistas y empleados, tanto de la AFV y del CEG que se han comunicado a su oficina para expresarle la situacion de los cheques devueltos por cuenta cerrada.

Como ejemplo, el representante del Partido Nuevo Progresista (PNP) mostró un cheque girado con fecha del 8 de abril a un contratista de la AFV que provee servicios a deambulantes, a través del programa federal conocido como Proyecto para Albergues (Shelter Plus Care, por sus siglas en inglés), por la cantidad de $493.00. Ese cheque fue depositado por el contratista en su cuenta regular, como de costumbre. Lamentablemente, su banco le notificó que el mismo sería devuelto porque no se podía cambiar.

El cheque fue hecho de la cuenta número 021502118 del BGF.

“El efecto que esta desconcertante acción tiene en los empleados y trabajadores de la Autoridad y el Consejo, entre muchos otros, es devastador. A estas personas le pagaron con cheques malos y ahora, a consecuencia de esta falta de responsabilidad administrativa, tienen atrasadas sus propias cuentas, como el pago de sus casas, autos, teléfonos, luz y agua; todo por no hablar claro y hacer las cosas bien, y tuvieron que pasar por la vergüenza que el banco les notifique que el cheque depositado no se podía usar”, agregó Aponte Hernández.

Loading...
Revisa el siguiente artículo