Rompe récord aumento en el nivel del mar en P.R.

Por Sarah Vázquez @SarahFVazquez

Enero y febrero de este año fueron los meses con la elevación del mar, en promedio, más alta en Puerto Rico desde 1962, así lo reveló Aurelio Mercado, profesor de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez.

El experto, que monitorea los mareógrafos de La Puntilla y La Parguera, detalló en entrevista con Metro que este año enero registró un alza de 0.091 metros, lo que superó los 0.045 del 2015; mientras que febrero registró un aumento de 0.102 metros lo que contrasta con los 0.073. Aunque estos son los datos más recientes, el profesor mostró que ha sido el aumento más extremo desde la década de los 60.

Ante esto, Mercado prevé que este año se romperían todos los récords, ya que enero y febrero se proyectaban como los meses en los que la elevación se mantenía por debajo debido a las temperaturas.

“Vamos en la línea de romper todos los récord históricos en todos los meses y, entonces, cuando lleguen los meses pico, septiembre y octubre, ahí es que entonces vas a comenzar a escuchar a la gente: ‘Palominito desapareció’ o ‘la playa de tal lugar desapareció’, porque es que, sencillamente, si tienes una elevación alta y encima le mandas un oleaje, eso es fatal”, apuntó el profesor.

Y es que el académico precisó que la curva de la altura  del nivel del mar normalmente tiene un pico en septiembre y octubre. Entonces, en noviembre las temperaturas se comienzan a enfriar y baja. “Lo normal era que venía enero y bajaba y venía febrero y bajaba un poco más, pero esta vez no. Esta vez, después de que tuvo el máximo en septiembre y octubre, en noviembre y diciembre bajó, pero entonces en enero comenzó a subir y en febrero subió aún mas. Yo estoy bien curioso de qué nos dirán los datos para marzo, porque  el mar ha comenzado a subir, que no es lo normal”, subrayó.

Ahora bien,  ¿cuál sería el impacto del alza en el nivel del mar? A esto el oceanógrafo físico explicó que en las zonas en las que se sentirá más agresivamente este cambio serán en las que hay estructuras cercanas, porque las que “no tengan construcciones cercanas a la orilla van a durar porque, según el mar sube, la playa se comienza a mover tierra adentro y hasta que no se encuentre con una pared sigue su curso. Las playas duran miles de años, pero en el momento en el que  tú le metes una estructura, como ha sucedido aquí en San Juan y en Rincón, la playa empieza a retroceder hasta que se encuentra con una pared de concreto armado y ahí desapareció. Mientras las playas tengan el espacio para retroceder y ajustarse a los cambios que están ocurriendo, las playas sobreviven”.

“Lo que estamos diciendo al Gobierno y a los constructores es que dejen una franja de separación en base de la erosión que se espera que ocurra en las playas que todavía no la hayan desarrollado, como es Isabela y algunas áreas de Luquillo. Dejen el espacio para que esas playas puedan irse moviendo. Si las dejan, duran miles de años; pero, si el la Junta de Planificación le da el permiso para construir pegado a la orilla, las están sentenciando a una muerte bien rápida”, advirtió el experto.

Este patrón responde al alza en la temperatura oceánica superficial, lo que hace que se expanda la molécula de agua, y esa expansión de la molécula de agua es la que produce un aumento en el nivel del mar. Otros factores que inciden en el alza en el nivel del mar son el deshielo de los glaciares y de los casquetes polares y la pérdida de hielo en Groenlandia y en la Antártida Occidental.

Loading...
Revisa el siguiente artículo