Gasto millonario en Toa Baja en edificio en desuso

Un informe de la Contralora desglosa unos 18 hallazgos en el ayuntamiento

Por Sarah Vázquez @SarahFVazquez

El municipio de Toa Baja incurrió en déficits de $10.5, $14.8 y $14.4 millones correspondientes a los años fiscales de 2012 al 2015, sobregiros por $47,796 en dos fondos y sobre estimó los ingresos de varias partidas por $4.7, $11.2, $2.7, y $1.8 millones del 2012 al 2015 respectivamente. Así lo reveló una auditoría de la Oficina de la Contralora.

“La situaciones comentadas denotan que el Alcalde y los directores de Finanzas en funciones se apartaron de las disposiciones y no administraron responsable, ni eficientemente,  las finanzas del municipio”, se precisa en el documento.

Sobre los sobregiros, el alcalde Aníbal Vega Borges respondió que “se han tomado acciones necesarias para corregir este tipo de señalamientos. En muchas ocasiones los fondos se reciben en un tiempo corto y propicia este tipo de situaciones”.

El informe, que contiene 18 hallazgos, indica que se realizaron préstamos al Banco Gubernamental de Fomento para el pago y refinanciamiento de deudas, y gastos operacionales por $31.8 millones. Las deudas se acumularon porque el Municipio hacia los descuentos de nómina, pero no remesaba los mismos al Sistema de Retiro o al Departamento de Hacienda entre otros, contrario a la Ley 1-2011 del Código de Rentas Internas.

Además, no se realizaron gestiones de cobro en cuentas atrasadas por $4 millones en patentes municipales y arrendamiento de nichos del Mausoleo desde el 2001 al 2014.

Por otro lado, se ordenó la construcción de seis proyectos por $2.8 millones sin obtener los permisos por parte de la Oficina de Gerencia de Permisos en tres de ellos. Más aún, el municipio invirtió $1.2 millones en obras y adquisiciones que no han tenido utilidad como la rehabilitación de la Escuela de Bellas Artes por $681,113, abandonada y en deterioro, el sistema fotovoltaico para dicha escuela por $180,320 cuyos cables habían sido hurtados y la adquisición de 35 cámaras de vigilancia por $340,000 que no eran monitoreadas. Esta inversión de fondos públicos contrasta con la crítica situación económica del Municipio.

“Las pruebas efectuadas y la evidencia en nuestro poder revelaron desviaciones de disposiciones de ley y de reglamentación en las operaciones relacionadas con el presupuesto, y las obras y mejoras permanentes”, apunta el documento.

A esto la gerencia reaccionó diciendo que “rechazamos que la Escuela de Bellas Artes ubicada en el casco urbano del Municipio de Toa Baja se encuentre abandonada y en estado de deterioro por culpa o negligencia del Municipio […] En particular, la propiedad en cuestión fue objeto de hurto de cobre
de los aires acondicionados y vandalismo generalizado en todas las facilidades” y que actualmente se encuentran haciendo las reclamaciones a las aseguradoras.

En el informe también se destacan deficiencias con el pago de horas extras, acumulación de tiempos compensatorios, hurtos de propiedad notificados con tardanzas a la Oficina del Contralor, faltas de control interno con la propiedad municipal, deficiencias con las conciliaciones bancarias y los cheques en blanco, entre otros.

En los comentarios se indica que se transó por $60,000, una demanda por discrimen político presentada por dos exempleados en el 2006, y quedaban pendiente de resolución 31 demandas civiles por $34.3 millones contra el Municipio.

Este informe cubre el período del 1 de enero de 2011 al 31 de diciembre de 2014.

Loading...
Revisa el siguiente artículo