Acción legal contra inquilinos irregulares si resisten abandonar Residencias Facultad UPR

Por CyberNews

La Administración de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Río Piedras aseguró que si los inquilinos que ocupan las Residencias de la Facultad de manera irregular no desalojan para verano iniciarán proceso jurídico, al tiempo que estudiantes universitarios reclamaron el trato desigual que se les ha brindado en recientes intentos de desahucio de los hospedajes estudiantiles.

Ante las denuncias reveladas por el Departamento de Noticias de Radio Universidad sobre irregularidades en las Residencias de la Facultad del Recinto de Río Piedras de la UPR, tales como familias que han hecho de las mismas su hogar permanente, personas que viven allí y no son docentes y hasta la inclusión de las propiedades en la repartición de bienes durante un proceso de divorcio, la Decana de Administración de ese Recinto, Grisel Meléndez, sostuvo que realizan esfuerzos “lo más amistosos” posible para que los inquilinos desocupen el lugar.

Meléndez indicó que se realizó un conversatorio, en el que se les explicó a los residentes que el término de su contrato original había vencido. En ocasiones, se les brindó consideraciones por razón humanitaria a personas envejecientes o con particulares condiciones de salud para que pudieran desocupar las residencias dentro de un tiempo acordado.   

“Cada caso se trabajó procurando mucho conversar con las personas, procurando mucho conocer los problemas que tenían de inmediato y un poco pues intentando llegar a ese punto donde se atendiera la parte humana y que a la vez, como nos indica el rector (Carlos Severino), se pueda cumplir con la parte reglamentaria”, precisó la decana.

De otra parte, el presidente del Consejo General de Estudiantes (CGE) en el recinto riopedrense, Guillermo Guasp, manifestó el reclamo de los estudiantes en cuanto al trato diferente que se les ha brindado a los estudiantes en situaciones similares. Por ejemplo, recordó la falta de diálogo que hubo con los alumnos en el incidente a inicios de este año escolar, cuando personal administrativo aplicó una reinterpretación sobre el reglamento de las residencias estudiantiles y se les pretendía dar prioridad a los alumnos de nuevo ingreso, cuando siempre se han honrado el proceso de readmisión.  

El líder estudiantil narró que durante un informe en el Senado Académico el 17 de septiembre de 2015 plantearon “por qué en estos casos la Administración alude a que se tiene que tener cierto tipo de tacto, o de conversación con la comunidad cuando vemos la situación que pasó con los estudiantes en verano que la normativa y la reglamentación se impuso arbitrariamente sin tener un diálogo o una mediación con ellos”.  

Para atender estas anomalías en el conjunto de residencias de facultad, la Decana Meléndez afirmó que iniciarán otro proceso de diálogo y de haber residentes que se resistan a abandonar las viviendas someterán los casos lo más tardar durante los meses de junio o julio, a Administración Central para que tomen acción legal.  

No obstante, Guasp recalcó que este asunto debe ser atendido con urgencia y rehabilitarlas para que se utilicen como un incentivo para estudiantes graduados de intercambio.   

Lo cierto es que existe un ambiente de indignación por parte de distintos sectores de la comunidad universitaria ante esta y otras polémicas, como la otorgación de las becas presidenciales, que han surgido recientemente en la Institución.

El presidente de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios, Miguel Hernández lamentó el desempeño de la administración y expresó que “ese interés, ese esfuerzo, ese coraje, esa voluntad de velar por los intereses de la Universidad es lo que carece la gerencia universitaria. Mira los últimos meses que hemos tenido ahora no es una crisis económica lo único que afecta la imagen de la universidad es una crisis ética y moral de la alta gerencia lo que agrava aún más la imagen de nuestra Institución ante el pueblo de Puerto Rico”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo