Secretario de Justicia asegura que "El Manco" es “imputable y procesable”

Por Inter News Service

El secretario de Justicia, César Miranda, afirmó hoy que en el caso del niño Lorenzo, asesinado hace seis años y cuya muerte no había sido resuelta, Gustavo Rivera Seijo “confesó en cinco ocasiones” antes de ser acusado hoy en el Tribunal de Bayamón y aseguró que el sujeto es “imputable y procesable”.

En una conferencia de prensa en el Departamento de Justicia en Miramar, el secretario dijo que el individuo “confesó en cuatro ocasiones distintas. En cinco, porque antes del FBI, ya le había admitido a su padrastro que él había incurrido en estos hechos”.

Miranda sostuvo que “las confesiones se han validado totalmente, por eso con tranquilidad de espíritu hemos radicado la acusación el día de hoy. Básicamente, teníamos que decidir si radicábamos esta acusación. Entendemos que es imputable y procesable. Se ha hecho un trabajo pormenorizado, que no nos deja lugar a dudas”.

El funcionario admitió que “todos nos hemos planteado dudas, yo también. Pero viendo testimonios y antecedentes, era una persona que había incurrido en estos hechos”, que suponieron el trabajo de 36 agentes del FBI de Puerto Rico y Estados Unidos, así como entrevistas a 120 personas.

Además, reveló que en octubre de 2014 “no conforme, le pido a fiscal María Domínguez que entreviste al hombre. Luego me da el informe y me dice que está convencida de que esta persona está diciendo todo lo que acontenció con absoluta veracidad”.

Así, el Ministerio Público presentó los cargos ante la jueza Jessica Morales, del Tribunal de Bayamón,quien halló causa para arresto contra Rivera Seijo, alias “El Manco”, acusado del asesinato del niño Lorenzo González Cacho, ocurrido el 9 de marzo de 2010 en la urbanización Dorado del Mar, en Dorado.

Morales fijó una fianza de tres millones de dólares y programó para el próximo 29 de marzo la vista preliminar contra Rivera Seijo, quien arriesga 99 años de cárcel.

Sin embargo, Rivera Seijo -manco de su brazo izquierdo y quien estuvo en el Ejército- se halla bajo supervisión del Estado desde el 1 de noviembre de 2010 y ha permanecido internado en varias instituciones hospitalarias.

El sujeto ha estado recluido luego de que el juez Enrique Arias Maldonado, del Tribunal de San Juan, lo declarara no culpable “por razón de insanidad mental” por la muerte del deambulante Oscar Pacheco García.

Miranda, sobre el crimen, opinó que “posiblemente no ha habido un caso de más exposición mediática en el país que este”.

Para el secretario, hay una cronología que comienza con la excarcelación equivocada de Rivera Seijo, quien es llevado hasta Dorado.

“Era una persona que deambulaba. La investigación indica que entró a la residencia mediante escalamiento, por la puerta de la sala. Tomó medidas para no ser escuchado, dejó un celular en una butaca (que había robado previamente), consumió una galleta que encontró en la cocina, abrió la nevera y tomó jugo -no se tomaron huellas-. También tomó un cuchillo filoso”, contó Miranda.

Añadió que luego “se percata de que habían personas, ya que pensó que estaba desocupada. Ahí, confunde el pasillo de salida y fue a dar en la habitación donde estaba el niño Lorenzo y su hermanita. Percibe que el niño lo ha visto y lo agrede de tres puñaladas. El mismo reconoce cuán duro fue el golpe y cuando se rompió el tabique de la nariz”.

En el relato, el Secretario señala que “en su huida se le cae una bolsa plástica con los documentos de excarcelación. Se le cae al saltar la verja. Alega que el cuchillo que llevaba lo depositó en la casa HH10 y haber dormido en la HH11, donde se arropa con persianas de madera”.

Respecto de los hombres que supuestamente estuvieron esa noche en la casa de Ana Cacho, la madre del niño, Miranda declaró que solo uno estuvo ahí y se negó a dar su identidad, aunque adelantó que va a ser testigo.

“Los otros no estaban ni cerca de la residencia donde ocurrieron los hechos. Por triangulación de celulares, uno estaba en una carretera de Cataño y el otro en su residencia. Y la persona que estuvo en la casa, sale a cierta hora, que tenemos grabada. Hay siete historias distintas sobre esto y ninguna se sostiene”, manifestó.

Miranda hizo un reconocimiento a dos agentes “que mantuvieron el caso vivo, con horas y horas de trabajo para mantener la secuencia: Simón Rosa, de la Policía de Puerto Rico, y Félix Rivera, del FBI”.

En la conferencia de prensa participó el jefe de los fiscales José Capó; fiscal federal, Rosa Emilia Rodríguez; el superintendente interino de la Policía, Juan Rodríguez; la asesora en seguridad del Gobernador, Maritere Rivera Corujo, así como los fiscales Mario Rivera Géigel, Mari Carmen Rodríguez y Aracelis Pérez.

Loading...
Revisa el siguiente artículo