Becas a “privilegiados” en UPR suman sobre $60 mil

Por Sarah Vázquez @SarahFVazquez

Un total de $65 mil serán destinados por la Universidad de Puerto Rico para beneficiar, a través de la beca presidencial, a dos estudiantes que tienen vínculos con la administración actual y con el hermano del gobernador, Antonio García Padilla.

Tal como reseñó ayer Metro  se trata de los jóvenes Carlos Pagán, quien fue asistente de Antonio García Padilla, y de Arturo Ríos Escribano, que fue asesor del gobernador en temas de asuntos laborales hasta 2014. Según el informe de evaluación del Comité Institucional de las Solicitudes de estas becas, Pagán cursaría una maestría en la Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard. Esto, a pesar de que la disciplina de Derecho no forma parte de las materias de difícil reclutamiento que exige esta beca en sus criterios y que, según la certificación número 72 del 2006-2007, el subsidio solo aplica a estudios doctorales y post-doctorales.  El monto de la beca otorgada a Pagán asciende a los $40 mil aunque la solicitud inicial fue de $65,580.

En el caso de Ríos Escribano, su disciplina —estudio del trabajo y relaciones laborales— sí forma parte de las materias de difícil reclutamiento. No obstante, en la recomendación del comité no se abunda sobre los méritos del estudiante para recibir los $25 mil aprobados para esta beca. Solo se indica que “se recomienda otorgar la beca”. Según el documento, ambos universitarios fueron recomendados por el Rector de la UPR en Río Piedras, Carlos Severino, quien dijo en entrevista previa que no se violentó ninguno de los procedimientos de la certificación.

Una tercera beca presidencial fue otorgada en el recinto de Río Piedras. Se trata de la joven Mónica Sánchez Sepúlveda, por la cantidad de $23,200. En el caso de la arquitecta, cursaría estudios en la Universidad Politécnica de Cataluña un doctorado en Urbanismo. Empero, este caso tampoco forma parte de las áreas  prioritarias o de difícil reclutamiento para la universidad.

La beca les garantizará a Pagán y Ríos Escribano un puesto docente en el Departamento de Gerencia de la facultad de Administración de Empresas. Este no es el caso de Sánchez Sepúlveda, quien solo recibió un endoso del decano de arquitectura de la UPR para “un potencial rol de enseñanza en el programa interdisciplinario estudios urbanos de la UPR-RP”.

A nivel del sistema se otorgaron 13 becas que suman $224,643.

En la mira la beca

Ante esto, el representante estudiantil graduado en la Junta de Gobierno de la UPR, Christian Arvelo, denunció que no se hizo una convocatoria abierta y que el proceso de radicación fue atropellado. Por esta razón, el estudiante solicitará una revisión del proceso y que se incluya un representante estudiantil en el comité que evalúa las solicitudes.  

“Esta es la oportunidad perfecta para revisar lo que es el  proceso de otorgación […] Esto de la beca presidencial es algo que se dice, pero no hay mucha información y por esta situación es que ahora se comienza  a discutir el asunto de las becas presidenciales. Vamos a ver de que manera nosotros podemos atender esto desde la misma Junta de Gobierno”, expresó el representante estudiantil, al tiempo que sentenció que todos los involucrados en la otorgación deben rendir cuentas sobre qué méritos se evaluaron.

Arvelo precisó a este diario  que solicitará el lunes durante la reunión de la Junta de Gobierno que se detalle quienes han recibido la beca en los últimos diez y años, cuál ha sido el beneficio para la universidad y qué plazas ocupan hoy en día los beneficiarios.

Por su parte, el representante del Partido Nuevo Progresista, José Enrique “Quiquito” Meléndez, anunció que someterá una resolución a la Comisión de Educación de la Cámara de Representantes a fines de que se investigue el proceso y la otorgación de becas especiales en la Universidad de Puerto Rico.

“Es altamente sospechoso que el Presidente de la UPR solo diera menos de dos semanas para el proceso de recomendación. Lo que apunta a que ya tenía instrucciones de quienes serían los seleccionados y realizó un proceso atropellado y la ligera para que nadie más participara. El que piense que esto es un asunto de menor importancia o que no debe ser atendido es porque no ha vivido como los estudiantes menos afortunados tienen que luchar contra la corrupción, el favoritismo y el amiguismo en los centros docentes del país”, expresó el representante.

Y es que según reseñó Metro el presidente de la UPR, Uroyoán Walker dio menos de dos semanas a los rectores para que presentaran sus candidatos y lo hizo en julio que es el periodo en que la institución universitaria está en receso. 

Ayer Walker no estuvo disponible para reaccionar a este tema.
 

Loading...
Revisa el siguiente artículo