Se agudiza crisis en servicios a estudiantes de Educación Especial

Sin opciones. Los proveedores de servicios están ahogados en deudas y no pueden cumplir con sus responsabilidades ante el atraso en los pagos por parte del Departamento de Educación

Por Sarah Vázquez @SarahFVazquez

Aunque mañana inicia el semestre en el sistema de instrucción pública, estudiantes de educación especial no estarían recibiendo su servicios ante la falta de pagos a los proveedores por parte del Departamento de Educación.

Así lo denunciaron miembros del Comité Timón, la Alianza de Autismo, un grupo de proveedores y la representación legal de la parte demandante en el pleito de clase de Rosa Lydia Vélez vs. el Departamento de Educación.

“Ya hoy (ayer) tenemos proveedores que no van a dar el servicio; sus líneas de crédito se agotaron, y los préstamos están hasta el tope. Aquí hay proveedores que son patronos, y los que no paguen sus salarios a tiempo se exponen a multas y sanciones, además de que las líneas de crédito cuestan”, sentenció el licenciado José Torres Valentín, quien advirtió que se trata de una crisis que se intensifica con el tiempo.

Uno de los centros que anunció a los padres el cese de la prestación de servicios es Explora en Guaynabo, un centro que ofrece servicios terapéuticos multidisciplinarios.
Caroline Torres, quien es madre de un pequeño con autismo y perlesía cerebral, contó a Metro que la directora del centro le anunció en diciembre que, ante la falta de pagos, no podrían seguir dándole servicios a su hijo de nueve años.

“En un lapso de dos años el niño ha mejorado grandemente. Ha aprendido a comunicarse en lenguaje de señas; pero, cuando se terminaron las clases el 18 de diciembre, la directora, muy a su pesar, indica a los papás que están por remedio provisional que, si ella no recibía pago, no iban a poder brindar servicios a los niños. Ellos no reciben pagos desde junio”, relató la joven madre.

Del mismo modo, Educare en Dorado no podrá proveer de servicios de terapias del habla, ocupacional, psicológicas y educativas a cerca de 50 estudiantes porque ya su línea de crédito se agotó, por lo que no cuentan con los fondos para pagar la nómina compuesta por once terapeutas y dos empleados regulares. La deuda de la agencia con este centro ronda en los $126,000.

La psicóloga Leslynette Ramos detalló que ellos no han podido remitir las facturas porque el sistema digitalizado que se implementó en agosto no permite que sometan y que, cuando logran hacerlo, las regresan por cambios de último minuto en la documentación. “Ya yo le informé al personal que no se presente, porque estuvimos pagando la nómina, que son unos $30 mil mensuales, con la línea de crédito, pero ya solo nos quedan $177 en la cuenta”, precisó la doctora.

Por su parte, la psicóloga Ilsia Lara denunció que el trato del personal de la oficina de remedio provisional ante los proveedores es poco profesional.
Mientras, la terapista física Carmen Abril recalcó lo que ellos le facturan al DE por el servicio que brindan está muy por debajo de lo que se establece en la práctica privada “y, aun así, no recibimos los pagos a tiempo”.

“Necesitamos que los niños inicien sus servicios educativos y terapéuticos de inmediato porque están colapsando. No solo colapsa la salud de nuestros estudiantes, sino de las familias. Esto es una crisis”, enfatizó Carmen Warren, portavoz del Comité Timón.

El remedio provisional es una herramienta que abre paso a que los estudiantes de educación especial puedan solicitar servicios educativos en entidades externas ante la ausencia de recursos en el DE.
De hecho, pese a que el gobernador Alejandro García Padilla dijo que su administración trabajaría para que los servicios esenciales no se vieran afectados, el secretario de Educación, Rafael Román, dijo que el problema de liquidez en el Departamento de Hacienda ha impedido que los pagos se remitan a tiempo. El titular dijo en entrevista con Radio Isla que la deuda alcanza los $40 millones.

Loading...
Revisa el siguiente artículo