AEE podría recurrir a apagones selectivos ante deuda

Llamado urgente. La principal oficial de reestructuración de la AEE advirtió que los próximos meses son cruciales y que el acceso al Capítulo 9 de la quiebra federal aceleraría la negociación con los bonistas

Por Sarah Vázquez @SarahFVazquez

La principal oficial de reestructuración de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Lisa Donahue, advirtió que si en los próximos meses no se logra una restructuración financiera de la deuda de la corporación, se tendría que recurrir a los apagones selectivos entre los abonados del país.

Las expresiones de Donahue se dieron ante el subcomité de Recursos Naturales y Energía del Congresom durante una vista en la que la funcionaria subrayó que si no se logra una reestructuración financiera antes del 1ro de julio, la AEE tendría que desembolsar $700 millones para el pago de líneas de crédito y unos $428 millones para el pago de principal e intereses en bono.

“Esto es más del doble de la cantidad de efectivo que tiene la AEE actualmente disponible y no será posible compensar con los ingresos de las operaciones”, detalló la principal oficial de reestructuración en su testimonio.

Ante este panorama, uno de los problemas que enfrentaría la corporación pública es la insuficiencia de fondos para la compra de petróleo ya que, según destacó Donahue, Petrobras —empresa suplidora— no suministra sin adelanto en efectivo.  “No estaríamos en la condición de generar energía y eso nos podría en un panorama de apagones para una mayor conservación. En mi opinión, esto sería un desastre. Serían apagones a través de la isla”, indicó.

Y es que, aunque a finales del 2015 la AEE logró un acuerdo con los acreedores del 70 % de su deuda, lo que ayudará a reducir las obligaciones de la deuda de la AEE, la agencia aún le resta negociar con el otro 30 %. Si no se concreta un acuerdo, se tendría que volver a la mesa de negociación.

Por esta razón, la principal oficial de reestructuración se unió al grupo de funcionarios que solicitan al Congreso que le otorgue a Puerto Rico el acceso al Capítulo 9 de la quiebra federal ya que a su juicio esto serviría como mecanismo de presión para lograr negociaciones con el 30 %. “Podríamos poner en práctica un plan de bancarrota expedito con el apoyo de los acreedores claves”, apuntó.

Por su parte, el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, hizo un llamado al Congreso a que trascienda de mera discusión de la crisis de Puerto Rico y comiencen a ejecutar medidas que saquen al país del atolladero fiscal.

“Estas vistas no serán un ejercicio constructivo, si son más que un foro para que el Congreso critique al gobierno Puerto Rico sin tomar en cuenta su propia contribución a la crisis.  Mis constituyentes están sufriendo y están buscando una mano amiga, no una limosna.  El Congreso debe apoderarlos, no regañarlos”,  sentenció.

Mientras que en representación del sector privado acudió el presidente de la Asociación de Industriales de Puerto Rico,  Carlos Rivera Vélez, quien enfatizó que los altos costos energéticos están socavando la estabilidad de las empresas. Este utilizó como ejemplo el cierre de la planta de Procter & Gamble (P&G) en Cayey que anunció que el cese de operaciones responde a medidas para reducir costos.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo