En Hacienda no se sabe ni la hora, dice Zaragoza

Falta de medición. El secretario reveló las dificultades de la agencia en temas de recaudos y condicionó su apoyo a la creación del IRS criollo

“Es más fácil pegarte en el Powerball a que Hacienda te investigue. Tienes más probabilidades”.—Juan Zaragoza, secretario de Hacienda, sobre los pocos casos que atienden los auditores de la agencia

La cifra
4 a 5

colecturías evalúa cerrar el Departamento de Hacienda de las 89 que existen. Dicen que el 70 % de los trámites son de DTOP, por lo que buscarán que se utilice más la colecturía virtual.

“El Departamento de Hacienda (DH) es disfuncional y ha estado por décadas impedido de su funcionabilidad… No ha colapsado por los empleados que tiene… Es un paciente en estado crítico que tiene salvación”.

Con estas palabras el secretario de Hacienda, Juan Zaragoza, reveló la crisis que atraviesa el principal ente recaudador del Gobierno, que carece de datos concretos en torno a las deudas por cobrar, los planes de pago existentes y si estos están retrasados, posee una “tecnología deficiente” y no tiene “una cultura de medición”.

“En Hacienda no hay un plan de trabajo. No se rinden cuentas. No se sabe qué pagos están atrasados. En Hacienda no se sabe nada. No es ahora, es que no ha pasado nunca. Es un capitán de barco navegando sin panel, mirando a las estrellas”, manifestó Zaragoza en una vista pública ante la Comisión senatorial de Hacienda sobre el Proyecto de la Cámara 2415 para crear la Oficina del Administrador de Rentas Internas, que estaría adscrita al DH.

El funcionario indicó que su condición para avalar la medida es que el administrador de Rentas Internas sea nombrado por él, ya que “ese tipo de líneas así difusa de que lo va a nombrar el gobernador, le responde al gobernador, pero tú lo supervisas, gerencialmente eso no funciona. Para que me hagas caso tengo que tener la autoridad de nombrarte y de botarte”, sentenció. Tampoco deberá tener un nombramiento de 10 años.

Sin embargo, Zaragoza destacó que “el problema del DH es más profundo de lo que se ha percibido y no se limita al asunto de su actual estructura, ni tampoco se resuelve única ni principalmente con la consolidación en la propuesta Oficina de Rentas Internas de las facultades y poderes asociados a la recaudación”. Por esto, decidió manifestar de una singular forma los problemas de la agencia durante la vista.

Zaragoza destacó que la falta de métricas en la agencia no es algo nuevo, sino que “es el resultado de un deterioro progresivo que ha percolado y se ha institucionalizado en el DH” por las últimas tres décadas. Adjudicó el problema a la “falta de supervisión, falta de gerencia y falta de sistemas” que ha sufrido la agencia, que tampoco ha estado exenta del llamado atornillamiento de empleados por la política partidista ni de la reducción de trabajadores en un 50 %, comparado con hace 10 años.

Aunque estimó que son entre 40 y 45 mil los planes de pago y que entre un 60 a 80 % de ellos están en atraso, sentenció que las cantidades previas “son difíciles de determinar”.

Apuntó que son pocas las auditorías que se realizan —que fluctúan entre un caso atendido por auditor al año en el Distrito de Investigaciones Patronales a 11 en el Distrito de Arecibo— y que la cantidad de auditores redujo en 50 % en la última década. “En Caguas tienes cinco casos por año por inspector. Si tienes 13 inspectores en Caguas y cada uno hace cinco casos, 13 por cinco son 65. Realmente, es más fácil pegarte en el Powerball a que Hacienda te investigue. Tienes más probabilidades”, declaró.

A eso se suma el problema de retención de empleados que atraviesa la agencia, que luego de adiestrar los auditores, estos se van a otras entidades o agencias porque les ofrecen mejores pagas.

“Es indignante ver a los niveles a los que se ha permitido que llegue el DH y muy comprensible la molestia de los ciudadanos con el servicio, con la falta de fiscalización y violación contributiva si usted me dice que en 15 o 20 años no se ha fiscalizado a vendedores de petróleo, automóviles, tabaco”, manifestó, por su parte, el presidente de la Comisión senatorial de Hacienda, José Nadal Power.

Nadal Power sostuvo que la meta es que la medida se apruebe en esta sesión, antes del 25 de junio, pero que le realizarán enmiendas para que atienda las preocupaciones del secretario de Hacienda y del Colegio de Contadores Públicos Autorizados (CCPA).

Luz al final del túnel
A pesar de esta “escalofriante” situación, como la describió el senador Ramón Luis Nieves, el secretario del DH se mostró esperanzado en que en un año y medio podrán reestructurar la agencia y afirmó que la nueva Oficina de Rentas Internas será un paso en la dirección correcta.

Adelantó que podrían consolidar entre cuatro y cinco colecturías, ya que la mayoría de los trámites son relacionados al cobro de multas de tránsito, por lo que los empleados los podrían transferir a unidades en las que hagan falta. Además, transferirán 30 empleados al área de los muelles para aumentar la fiscalización del impuesto sobre ventas y uso (IVU) y podrían realizar una alianza con los municipios de Guaynabo y Caguas para mejorar el cobro de este impuesto.

Loading...
Revisa el siguiente artículo