Opinión: ¡Yo apuesto a lo mío! #YoNoMeQuito

Por Yolanda Rosaly @YolandaRosaly

¡Yo no me quito! Esa es la consigna de miles de puertorriqueños que hemos decidido que, aún teniendo la posibilidad de duplicar o triplicar nuestros sueldos en trabajos fuera de la isla, decidimos quedarnos en esta tierra, dando el resto. Esto puede ser por muchas razones: familiares, emocionales, costumbre u otras más que incluye el que no les haya quedado otro remedio. Pero, sin dudas, sea por lo que sea que hayamos determinado quedarnos, existe un componente de reto, de orgullo, de ser parte de aquellos que deseamos remar para el mismo lado y echar esta país pa’lante.

Lo anterior aplica a todos, incluso a los trabajadores del mundo de las comunicaciones, la televisión, las noticias y el espectáculo, a aquellos que siguen apostando a que los boricuas seguirán apoyando sus propuestas y, por ende, reciban el respaldo comercial necesario para mantenerse a flote. ¡Eso es!

Por eso me encanta cada vez que escucho a Plinia (cada miércoles cuando menciona los excelentes números de rating que semanalmente alcanza el programa Raymond y sus amigos de los martes) decir que: “Lo importante es que Puerto Rico demuestra que apoya al talento y al producto puertorriqueño”.

Y en la misma línea es extraordinario que Wapa haya despuntado con tanta programación local y continúe reforzando cada horario libre con un nuevo proyecto del patio. Esto es un negocio y si lo hacen es porque les funciona, porque les deja dinero. ¡Qué bien! Pues todos ganamos.

Pero, a lo que voy, ahora Univisión Puerto Rico se apresta a cumplir con lo que prometió públicamente hace unos seis meses: aumentar la programación local con todo lo bueno que eso significa.

Así las cosas, el próximo lunes comienza la nueva propuesta Los seis de la tarde, una producción que, me consta, han preparado con gran ahínco y pasión. No tengo dudas de que cuenta con todos los elementos para ser un producto ganador. Con TODOS. Pero quisiera que el más importante de ellos no faltara: la sintonía y el apoyo del público.

Por el bien de todos, así debería ser, pues esto es una rueda y, aunque no lo crea, su sintonía hará que la industria crezca, se mantenga y que el país se fortalezca. Entonces, más allá de lo que haya ocurrido en Univisión Puerto Rico (y que en otras columnas he mencionado como decisiones de negocio totalmente entendibles y razonables) veamos más allá y apoyemos a todos esos obreros de la pantalla chica. Cada uno de ellos se ha “fajao” de sol a sol para sacar al aire este proyecto que, como los de Wapa o Telemundo, tiene el propósito de entretener y destacar el talento de decenas de puertorriqueños frente y tras las cámaras.

De esta forma, Los seis de la tarde se une a las otras propuestas locales de Univisión (y las que vienen…) para complacer a todos los que respaldan lo hecho en casa y, al mismo tiempo, darle taller a decenas de padres y madres boricuas.

Yo apuesto a Los seis de la tarde, apuesto a todos las producciones locales que tenemos al aire en este momento y aquellas que están gestándose en todos los canales principales o los llamados “alternativos”. #yonomequito!!!

Loading...
Revisa el siguiente artículo