“Mi esposo no es un borracho, tuvo una aventura. Sin embargo, él es el padre de mis hijos”.

Ese era parte de un menaje que Lana Clayton había escrito en Facebook el año 2010 en el que reconocía que su marido le era infiel.

Ocho años después de dicha “confesión”, su esposo “falleció” el pasado 21 de julio en su casa y la mujer reconoció haberlo asesinado envenenándolo con gotas para los ojos.

Según New York Post, el pasado viernes las autoridades de Carolina del Sur señalaron que Lana fue “fichada después de que la autopsia descubriera una gran cantidad de tetrahidrozolina en el cuerpo de su esposo”.

El fármaco se encuentra en gotas para los ojos de venta libre y si se ingieren puede causar serios problemas, incluso la muerte en algunos casos, ya que “actúa como una neurotoxina y ataca el sistema nervioso”, apunta la publicación.

La mujer aseguró que durante tres días le puso las gotas a las bebidas que tomaba su marido.

Lana quedó detenida sin fianza y está acusada de asesinato y manipulación ilegal y maliciosa de alimentos.

Sigue Leyendo

Noticias

Huracán obligó a Cruz Roja a renovar las respuestas a los boricuas

Noticias

Viva la esperanza de restaurar sus hogares

Noticias

Cruz Roja brinda alivio a 20 comunidades que se suplen de pozos

Destacados

Se reporta una muerte y varios heridos en tiroteo en empresa en Wisconsin

Graban disputa entre ciudadana y guardia de seguridad en oficina de CESCO

FEMA desconfía de la capacidad de administración del gobierno de Puerto Rico

Más de 100 actividades para recaudar fondos para defender a Abel Nazario

Vigilan disturbio en el Atlántico con posibilidad de desarrollo durante los próximos cinco días