La confirmación de culpabilidad de Paul Manafort, ex jefe de campaña y la confesión Michael Cohen, ex abogado personal de Donald Trump, podrían asfixiar su presidencia, coinciden analistas.

“El día más negro” para la presidencia de Donald Trump ocurrió este 21 de agosto de 2018, cuando en un margen de cinco minutos sucedieron ambos hechos: el veredicto de culpabilidad por fraude contra su exjefe de campaña, Paul Manafort, y la confesión de su exabogado Michael Cohen.

Diferentes opciones podrían acabar con su Presidencia, especialmente tras las declaraciones bajo juramento de Cohen que implican a Trump en delitos federales.

“Que personas cercanas a él sean condenadas por crímenes es malo para la administración del presidente Trump”, explica en entrevista con Metro Brian Kalt, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Estatal de Michigan. “En primer lugar, es una distracción para su gobierno: es difícil hacer algo cuando todo el foco está en estas sentencias criminales. En segundo lugar, algunos votantes que apoyaron al presidente Trump tendrán menos probabilidades de apoyarlo y menos probabilidades de votar por los candidatos que apoya en las elecciones legislativas de noviembre. Los partidarios más leales del presidente Trump parecen estar a su lado, pero cuando las elecciones estén más cerca puede perder algunos seguidores, lo que significaría la diferencia entre la victoria y la derrota”.

De los diferentes escenarios posibles a partir de ahora, en el que está más claro el procedimiento a seguir es el juicio político o “impeachment”, por el que el poder legislativo puede derrocar a un presidente si considera que ha cometido un crimen federal.

Al respecto, el presidente Trump está considerando indultar a su exjefe de campaña Paul Manafort, aseguró la cadena Fox News.

Para conocer más, metro conversó con David Abraham, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Miami, y Ilya Somin, de la Universidad George Mason.

En los números:

3 han sido los presidentes que han encarado un juicio político y dos fueron absueltos: Andrew Johnson, en 1868; y Bill Clinton, entre 1998 y 1999; mientras que Richard Nixon, renunció en 1974 al comenzar el proceso tras el escándalo del Watergate.

Q & A

Prof. David Abraham, Facultad de Derecho de la Universidad de Miami

P: ¿Qué podría pasar después de los problemas legales de personas cercanas a Donald Trump?

La declaración de culpabilidad de Michael Cohen muestra efectivamente que Donald Trump fue un conspirador en un esfuerzo por violar las leyes de financiamiento de campaña en el período inmediatamente anterior a las elecciones de noviembre. El “dinero del silencio” pagado tanto a la actriz como a la modelo por Trump para evitar que cuenten sus historias justo antes de las elecciones. Si esto se hubiera conocido después de sus comentarios acerca de agarrar los genitales de las mujeres, le habría perjudicado significativamente. Lo que es indiscutible ahora es que sucedió y que sucedió en la dirección de Trump.

Ahora es un “conspirador no acusado” en un delito múltiple. En la condena de Manafort vemos la podredumbre y la corrupción que caracterizaron el círculo de Trump y la campaña de Trump. Es bueno tener mejores relaciones con Rusia; no es bueno tener dependencia financiera de clientes y oligarcas rusos. El próximo juicio de Manafort llevará esta podredumbre del período previo a la campaña directamente a la campaña presidencial de Trump. Las capas que separan a Trump de la comisión de crímenes se están desvaneciendo.

P: ¿Cuáles son las posibilidades de que ocurra un juicio político por esto?

La acusación es una espada de doble filo para los oponentes de Trump. Por un lado, crece la evidencia y continuará aumentando que Trump ha cometido delitos de imputación. Pero la conversación sobre el juicio político seguramente energizará sus fuerzas ya que gran parte de su lealtad se basa en una sensación de victimismo y agravio. Y la acusación no es un sustituto de un programa político. Muchos incondicionales partidarios de Trump son bastante capaces de violencia y de tomar las calles, y uno no sabe cómo reaccionarían las fuerzas policiales. Mientras ataca al FBI, la CIA, los tribunales y el sistema de justicia, Trump ha sido muy asiduo al cortejar a las fuerzas del orden público de la Patrulla Fronteriza.

Q & A # 2:

Ilya Somin, Profesor de Derecho, Universidad George Mason

P: ¿Cómo puede afectar esta situación al gobierno de Donald Trump?

En el corto plazo, el efecto puede ser bastante pequeño. Trump no está en peligro inmediato de ser acusado y removido. También existe una buena posibilidad de que estos eventos solo reduzcan ligeramente su popularidad. Ya ha tenido un gran número de otros escándalos, algunos de ellos mucho más graves que este. Por lo tanto, puede que no haya muchas personas que se vuelvan contra él por esto, que ya no se le opongan debido a sus fechorías anteriores. A largo plazo, sin embargo, le dificulta aumentar su índice de aprobación, que ya es bajo según los estándares históricos, y especialmente bajo por el estándar de los presidentes que se benefician al presidir una economía fuerte. Cuando el presidente es tan impopular como Trump, daña las perspectivas de su partido y enfrenta dificultades para ser reelecto.

P: ¿Cuáles son las posibilidades de que ocurra un juicio político por esto?

La acusación y la expulsión son más un proceso político que uno puramente legal. Dado que los republicanos actualmente controlan tanto el Senado como la Cámara de Representantes. Solo ocurrirá si suficientes republicanos en el Congreso deciden que está en sus intereses políticos hacerlo. Y lo más probable es que lo hagan si los votantes indecisos y un número considerable de republicanos se vuelven decididamente en contra de Trump.

Parece poco probable que esto suceda puramente como resultado de las revelaciones de Cohen / Manafort, si no ocurrió después de sus muchos escándalos anteriores. Por otro lado, es posible que haya más revelaciones que puedan dañar a Trump más en serio. Y la acusación es más probable si los demócratas ganan el control de la Cámara de Representantes en las elecciones de noviembre (lo cual es muy posible). Incluso si la Cámara vota para impugnar (lo que requiere solo un voto mayoritario), se necesitará una mayoría de 2/3 en el Senado para condenar y eliminar a Trump, lo cual no se puede lograr con un amplio respaldo republicano.

P: ¿Qué podemos esperar para las próximas semanas?

Es probable que Cohen y Manafort sean sentenciados por sus crímenes en los próximos meses. Manafort también se enfrenta a otro juicio a partir de septiembre, con cargos adicionales. También es posible que uno o ambos revelen nueva información que es perjudicial para Trump. En el caso de Manafort, podría tener un incentivo para hacerlo, a fin de disminuir la larga sentencia que probablemente recibirá de otra manera (hasta 80 años por los cargos por los que ya ha sido condenado, y potencialmente incluso más si también es condenado sobre algunos de los cargos en su contra en la próxima prueba).

También podremos obtener una mejor idea de la reacción a todo esto, tanto de las élites políticas como de los votantes comunes.

Sigue Leyendo

Noticias

Arrollan a mujer frente a cementerio en Fajardo

Noticias

Keleher revela porqué no extiende aumento a maestros transitorios

Noticias

Investigan estado de carreteras costeras ante impacto de marejadas históricas este año

Destacados

Georgie Navarro tomará medidas tras insultos y agresión

Agreden a legislador 'Georgie' Navarro

Aumenta probabilidad de fortalecimiento del sistema tropical #96L

Murió Stan Lee a los 95 años de edad

Más de 200 vacantes para maestros en Educación