Australia ha reforzado su política de “no jab, no pay” mediante sanciones financieras adicionales a los padres que se niegan a vacunar a sus hijos.

Los padres ahora perderán A $28 (£16) una quincena de sus beneficios impositivos por cada niño que no esté actualizado con sus vacunas.

Anteriormente, los padres cuyos hijos no estaban al día con las vacunas perderían un pago de fin de año a su beneficio tributario familiar, por valor de A $737.

La nueva sanción quincenal hará que los padres pierdan casi la misma cantidad, pero se dice que sirve como un “recordatorio constante”. Aquellos que ganan más de A $80 por día también tendrán más sanciones impuestas.

La medida es parte de una represión continua del gobierno australiano sobre el movimiento “anti-vaxxer” después de que el porcentaje de niños menores de siete años con una “objeción de conciencia” a la inmunización aumentó del 0.23 % en diciembre de 1999 al 1.77 % en diciembre de 2014, de acuerdo con el parlamento de Australia.

El ministro de Servicios Sociales, Dan Tehan, dijo que la represión era necesaria para proteger la salud pública.

“La inmunización es la forma más segura de proteger a los niños de las enfermedades prevenibles por vacunación. Los padres que no inmunizan a sus hijos ponen en riesgo a sus propios hijos y también a los hijos de otras personas”, dijo en un comunicado.

Te recomendamos en video

Sigue Leyendo

Noticias

Llega analgésico para la temporada de catarro y monga

Noticias

Procuradora de las Mujeres acepta que ‘’queda mucho por hacer’’ ante feminicidios en la isla

Noticias

Spirit establecerá dos nuevas rutas desde aeropuerto Luis Muñoz Marín

Destacados

Docena de pueblos bajo advertencia de inundaciones

Reportan crimen y suicidio en residencial de Hato Rey

Secretario del DTOP asegura que los celulares son más peligrosos que los boquetes en las carreteras

Tiempo inestable en Puerto Rico hasta el jueves

Spirit establecerá dos nuevas rutas desde aeropuerto Luis Muñoz Marín