Australia ha reforzado su política de “no jab, no pay” mediante sanciones financieras adicionales a los padres que se niegan a vacunar a sus hijos.

Los padres ahora perderán A $28 (£16) una quincena de sus beneficios impositivos por cada niño que no esté actualizado con sus vacunas.

Anteriormente, los padres cuyos hijos no estaban al día con las vacunas perderían un pago de fin de año a su beneficio tributario familiar, por valor de A $737.

La nueva sanción quincenal hará que los padres pierdan casi la misma cantidad, pero se dice que sirve como un “recordatorio constante”. Aquellos que ganan más de A $80 por día también tendrán más sanciones impuestas.

La medida es parte de una represión continua del gobierno australiano sobre el movimiento “anti-vaxxer” después de que el porcentaje de niños menores de siete años con una “objeción de conciencia” a la inmunización aumentó del 0.23 % en diciembre de 1999 al 1.77 % en diciembre de 2014, de acuerdo con el parlamento de Australia.

El ministro de Servicios Sociales, Dan Tehan, dijo que la represión era necesaria para proteger la salud pública.

“La inmunización es la forma más segura de proteger a los niños de las enfermedades prevenibles por vacunación. Los padres que no inmunizan a sus hijos ponen en riesgo a sus propios hijos y también a los hijos de otras personas”, dijo en un comunicado.

Te recomendamos en video

Sigue Leyendo

Noticias

Destituyen maestro que enfrenta cargos por actos lascivos y maltrato de menores

Noticias

Así luce ahora 'Cindy', la protagonista de 'Scary Movie'

Noticias

Alcalde de Ciales sobre su reelección: “Yo no aspiro a más”

Destacados

En libertad el abogado Leo Aldridge

Policía detiene abogado mientras representaba a cliente

Evalúan fecha de inicio de multas por no tener certificación sobre “car seats”

Polvo del Sahara estará en su punto máximo

Un año a oscuras y en el olvido