Expertos en vida animal han realizado un recuento de siete especies que han sido cazadas hasta su extinción total y son las más recordadas.

Estas estadísticas regresan a la luz luego de la extinción del Rinoceronte Blanco del Norte Africano que sucedió hace pocos días este año 2018. Su último ejemplar se llamaba Sudán.

Pájaro Dodo:

Era una especie de ave que vivía a 900 kilómetros de Madagascar. No volaba porque se había adaptado a una vida terrestre, ya que en ese lugar no existían depredadores naturales y los Dodos podían dejar sus nidos en la tierra de manera segura. Los cazadores pusieron sus ojos en los Dodos porque eran lentos y fáciles de cazar. Además, los perros y las ratas, traídos por el hombre, destruyeron sus nidos hasta que desaparecieron.

Paloma Migratoria:

Habían cinco billones de estas palomas a inicios del siglo XIX en Norteamerica. Al emigrar eran tantas que podían oscurecer el cielo. Con la llegada de las colonias inglesas, estas aves fueron vistas como un alimento barato, así que fueron cazadas exageradamente. La última hembra en cautiverio murió sola en un zoológico en Estados Unidos y ahora solo se la puede ver en museos.

Rinoceronte Negro Africano:

Fue declarado extinto hace poco. Era cazado por su cuerpo y piel ya que tenía propiedades curativas para varias enfermedades. Otra razón muy dolorosa es que en Asia, según las creencias, tener un cuerno de rinoceronte era sonónimo de poder y beinestar. Los gobiernos de África dispusieron que los ejércitos de soldados cuidaran la vida de los Rinocerontes Negros que quedaban, incluso estos hombres podían disparar a los cazadores. Ninguno de estos esfuerzos dio frutos y el último Rinoceronte fue cazado en 2011.

Tigre de Java:

Vivían en la Isla de Java y tenían un pelaje muy hermoso, tanto que la demanda de su pelo era enorme y muy bien pagada. En un lapso de menos de 30 años solo quedaban 35 ejemplares de este felino. En 1979 el último tigre fue cobardemente cazado.

Vaca Marina de 'Steller':

Descubierta en 1741, esta vaca medía hasta ocho metros de largo y pesaba hasta 10 toneladas. Era parecido a las morzas y se alimentaba de musgo y algas. Eran muy mansas y no representaban amenaza alguna. La demanda de su carne, grasa y piel era grande por su alta calidad. Dejó de existir en solo un lapso de 27 años.

Rinoseronte Blanco del Norte Africano:

El último Rinoceronte Macho Blanco que quedaba en la Tierra murió este año. Había existisdo esta especie durante un millón de años. Ahora solo quedan dos hembras vivas. Al igual que su hermano, fue cazado a causa de su cuerno que tenía más valor que el oro. Al final de su vida estaba en una reserva natural de Kenia llamada 'Ol Pejeta', donde vivía desde 2009. En los últimos años padeció una infección en una de sus patas que no pudo ser controlada. Sudán no podía pararse porque pesaba dos toneladas y tampoco podía aparearse con facilidad. Los veterinarios se vieron obligados a dormirlo porque estaba sufriendo mucho. Los expertos intentarán una inseminación artificial en las últimas dos hembras que quedan. Esto nunca se ha intentado en rinocerontes.

Moa Gigante:

Era un ave nativa de Nueva Zelanda que medía hasta tres metros de altura y pesaba 250 kilogramos. Sus huevos podían pesar hasta 10 kilogramos. Su especie había estado en el planeta por 90 millones de años y los humanos aniquilaron a los animales más antiguos. Estas aves tenían mucha carne por lo que llamaban la atención de los cazadores. Dejó de existir en el año 1500.

TE PUEDE INTERESAR:

Sigue Leyendo

Noticias

Muere joven pasajero en un vuelo de San Juan a Orlando

Noticias

Se llevan cabros y ovejas de finca en Aibonito

Noticias

Descontarán horas a empleados del RUM por tercer cierre

Destacados

Junta advierte al Gobierno que no pague bono de Navidad

Muere joven pasajero en un vuelo de San Juan a Orlando

Estados Unidos anuncia segunda cumbre entre Trump y Kim Jong-un

Metro celebra seis años de plantar bandera periodística en Puerto Rico

Estas son las tiendas que reabrirán antes de Black Friday en Outlets de Barceloneta