El indignante caso ocurrió en la ciudad rusa de Krasnoyarsk, en Siberia, esto durante una fiesta de adolescentes. En las imágenes se puede ver cómo uno de los jóvenes lanza a un pequeño gato al interior de un horno a una temperatura de 375º mientras osus compañeros ríen al mirar la escena. ¡Indignante! Grupo de adolescentes tiran a un pequeño gato a un horno.

El camarógrafo, quien no ha sido identificado, graba el momento mientras exclama “¡375 grados! ¡Perra!”.

¡Indignante! Grupo de adolescentes tiran a un pequeño gato a un horno.

El joven que se ve tirando al gato al horno, fue identificado como el que subió el video en una de sus cuentas en una red social, la cual tuvo que ser posteriormente cerrada.

El joven, estudiante de la Escuela de Radio Electrónica y Tecnología de la Información de Krasnoyarsk, había sido fotografiado anteriormente con su gato y las fotos podían verse en las redes. Se desconoce el estado de salud del felino.

Las redes sociales no se hicieron esperar y estallaron en furia e indignación. “Claramente lo está disfrutando, se excita mientras lastima al animal. El próximo eslabón en su cadena de entretenimientos será con un ser humano”, lamenta un usuario.

En recientes días, Rusia incrementó las condenas por crueldad hacia los animales, esto con penas de hasta tres años en la cárcel. Si la tortura es infringida en grupo, las condenas en la cárcel pueden elevarse hasta los cinco años.

¡Indignante! Grupo de adolescentes tiran a un pequeño gato a un horno.

PARA MÁS INFORMACIÓN DE COLOMBIA Y EL MUNDO AQUÍ.

Sigue Leyendo

Noticias

Con fecha el estreno del nuevo modelo de reforma

Noticias

Fox reseña que administración de Carmen Yulín está bajo investigación federal

Noticias

Cierra el campo de Golf de El Conquistador

Destacados

Discuten en Congreso que familias boricuas reciban $770 adicionales al año

Maripily enseña de más en sus redes sociales

Un médico y un cantante entre los arrestados por fraude al Medicaid

Senado abre convocatoria de becas para estudiantes de maestría y doctorado

Jednnielys Pérez abre sus ojos y reconoce a sus padres