Uno de los artistas que se ha apoderado del los espacios públicos en diversas ciudades del mundo es Jorge Marín, quien con sus alas ha puesto a volar la inquietud de las personas y transformar la escultura de un arte inalcanzable a un objeto cotidiano pero infinito en su definición, pues su objetivo es generar más preguntas que respuestas. 

Actualmente el escultor mexicano exhibe sus piezas en ciudades de Kuwait, Turquía, Estados Unidos y México, todas ellas en camellones, avenidas y explanadas. Por esta razón, confesó que su verdadera casa es el espacio público. 

“La ciudad y los espacios públicos son mi escuela y mi casa y todo lo que en ella se exhiba es un tema muy delicado (…) Para mí ha sido un gusto muy grande el poder entender a cada comunidad  en lo particular y conocer sus perfiles, miedos, fantasías y anhelos. Se trata de entender una comunidad que al final va a asimilar la obra o la va a rechazar”, explicó el escultor de 54 años de edad. 

El autor de piezas como “Alas de México”, “La Gloria”, “El Vigilante”, entre otras confesó que una pensada para conformar un espacio público debe volverse parte de las personas que habitan cerca, adueñarse de ella para que pueda representarlos. 

“Para mí una obra que esté en el espacio público tiene que hablar de las personas que lo habitan, las tienes que representar porque la obra tiene que ser asimilada por esa comunidad y la tendrán que volver parte suya y eso es muy importante que los represente, es fundamental”, dijo el artista, quien tiene más de 25 en el mundo de la escultura. 

Dos de los elementos que más se ven en su obra es el cuerpo humano y las alas ¿A qué se debe? 

“Es para que el espectador de mi trabajo pueda tener identificación con la obra que yo hago porque uso símbolos siempre universales, pero algo que también procuro hacer es darles un uso particular e inquietante. Muchas personas piensan que son ángeles pero en realidad creo que hay que observar bien para darse cuenta que son figuras difíciles de encasillar o definir”. 

¿Cuál es el objetivo de su obra?

“Mi intención es crear la inquietud en el espectador y que no encuentre respuestas sino preguntas sobre sí mismo y de su comunidad, país y sociedad. Es importante que la gente siempre se esté preguntando y que la sociedad sea inquieta intelectualmente y es lo que trato de hacer y colaborar con mi trabajo en esto que tengamos un mente siempre inquieta y activa”.

¿Qué es lo que piensa cuando está creando un escultura?

“Trato de no estar mucho en el consciente, más bien en el subconsciente que va expresándose a través del trabajo y luego se vuelve un objeto tridimensional y me gusta mucho hacerlo hacer y de un obra descubrirme yo, tal como un espectador más porque me sirve también para causarme inquietudes a mí y me pone a reflexionar sobre temas. Realmente la idea es esa, que se una obra desde lo emocional para después racionalizarla e intelectualizarla pero surgiendo de la parte emocional”. 

¿Le gustaría incursionar en otra bella arte o en otro ámbito de expresión?

“Me gustaría hacer tantas cosas en la vida pero he aprendido que hay que disfrutar lo que se hacen poderlo trabajar hasta la última consecuencia y quiero seguir trabajando en esto y seguir usando la escultura como medio de expresión porque me parece que es una vía inagotable la escultura. No puedo poner los ojos en otra cosa, soy una persona muy obsesiva y quiero seguir disfrutando el placer de hacer esculturas”. 

¿Cómo es su forma de trabajo?

“Soy una persona con mucha disciplina de trabajo, entonces disfruto trabajar en las mañanas, en las primeras horas del día, casi nunca oigo música pero si lo hago me gusta música de piano clásica y disfruto mucho la privacidad y poder estar concentrado. La soledad y la comunión completa con mi trabajo”. 

¿Qué significa el bronce en sus obras?

“Me encanta porque un material que nunca termina de sorprenderme. Tengo más 20 años trabajando con el bronce y siento que todavía me falta muchísimo por aprender”. 

Obra “Triada”

El escultor experimentó trabajar con la plata por medio de casa platera TANE realizó una obra llamada “Triada”, que muestra una pequeña balsa de 45 cm y sobre ella van tres perros tripulando. 

“Son tres perros que están muy atentos al devenir. Esa pieza me inspira a un viaje de la humanidad que siempre ha sido muy de la mano de los perros que siempre han estado desde que el hombre. Los perros han sido los compañeros fieles del ser humano”, aseguró Marín. 

También puedes ver:

Sigue Leyendo

Noticias

Graban disputa entre ciudadana y guardia de seguridad en oficina de CESCO

Noticias

Refuerzan plan de emergencias de comedores escolares

Noticias

Vigilan disturbio en el Atlántico con posibilidad de desarrollo durante los próximos cinco días

Destacados

Vigilan disturbio en el Atlántico con posibilidad de desarrollo durante los próximos cinco días

Presentan cargos contra sospechoso de asesinar hombre en Caguas

5 cosas que debes saber sobre la cancelación de las multas de Autoexpreso

Extienden el horario en las colecturías

Reabren PR-3 tras accidente con cuatro carros y un caballo