Idaho- Tal era el enojo y el descontrol de Priscilla Zapata que una de las hijas pensó que su madre las iba a matar.

La ira de la joven se había desatado luego de volver a casa y encontrar que sus cuatro hijos, de entre 3 y 9 años, le habían comido un pote de helado, señala KTVB.

Cegada por la rabia, la mujer los golpeó con un cinturón, dejándole a todos varios moretones que evidenciaban la violencia. Tras ello, Zapata agarró a sus dos hijas mayores y las rapó como castigo.

Una de las pequeñas le dijo a la policía que su madre la había golpeado por “todas partes”, que la mordió, le había metido la cara en el pote de helado vacío y la empujó contra la pared antes de abrir la puerta y tirarla fuera de la casa.

Por su parte, la otra niña reveló que pensó que su mamá la iba a matar. “Pensé que me iba a morir”, señaló la menor que además contó que la había agarrado por el cuello, la levantó poniéndola contra la pared y que le costaba respirar.

Los hechos ocurrieron en julio de 2017 y hace un par de días la mujer fue condenada a 30 días tras las rejas y cuatro años de libertad condicional por delitos graves con lesiones a niños.

Un juez del condado de Canyon en Idaho señaló en el fallo que Priscilla “le había causado mucho daño a sus hijos” y que costará mucho tiempo “reconstruir la confianza”.

“Es bastante obvio que la señora Zapata tiene algunos problemas graves de ira que debe abordar, y ha estado trabajando en ello a través de consejería y clases para padres”, apuntó el magistrado, que dijo que esperaba que la mujer pudiera hacer los “cambios apropiados en su vida para convertirse en una mejor madre”.

Sigue Leyendo

Estilo de Vida

Chef Marisoll Hernández participa del BVI Food Fete

Estilo de Vida

FDA alerta sobre medicamento contaminado para la presión arterial

Estilo de Vida

El ejercicio de Sandra Bullock para tener brazos de "Superwoman"

Destacados

FDA alerta sobre medicamento contaminado para la presión arterial

El ejercicio de Sandra Bullock para tener brazos de "Superwoman"

Escuela de Medicina de la UPR recibe máxima distinción en los Estados Unidos

Lo vintage nunca pasa de moda

Pernod Ricard lleva la barra del Shorty a otro nivel