Connie Inglis de 23 años quiere ayudar a quienes luchan contra la anorexia contando su propia experiencia a través de sus redes sociales. Desde hace diez años comenzó a tener problemas con su peso por recibir comentarios negativos sobre su apariencia.

Su caso la llevó a ser internada en un hospital en tres ocasiones en un periodo de nueve años; sin embargo, a ella no le importaba poner en riesgo su salud con tal de no subir de peso.

“No me importaba vivir o morir… solo quería bajar de peso”, ha narrado la joven.

A pesar de sufrir un desorden tan severo, Inglis logró rehabilitarse con ayuda de su familia y amigos.

“Mis mejores amigos y mi novio vinieron a verme todo el tiempo y mis papás estaban conmigo todos los días… por primera vez en mi vida me di cuenta que amaba a esas personas, así que luché.”

El año pasado Connie estuvo internada en un hospital de salud mental para subir de peso

“Me obligaron a mejorar. Me pusieron un tubo nasogástrico. Tuve que ver cómo subía la báscula cada semana”.

Respecto a su decisión por compartir si historia, Connie comentó:

“Quiero que sepan que es posible salir de la oscuridad… no todos mis problemas se han ido, todavía tengo los pensamientos pero ahora soy lo suficientemente fuerte como para resistir”.

Por Nueva Mujer

Sigue Leyendo

Estilo de Vida

Color y alegría en la próxima edición de Veuve Clicquot Carnaval

Estilo de Vida

Frena a tiempo los efectos sin reversa de la diabetes

Estilo de Vida

Háblale a tu hijo de sexualidad, protégelo

Destacados

Para animarlos, joven puso droga en el agua de sus compañeros de trabajo

Pitahaya Glamping: una experiencia única de acampar cómodamente

Revolución Summit redefine el concepto de lujo moderno

El cannabis medicinal como herramienta de cuidado de salud mental

Frena a tiempo los efectos sin reversa de la diabetes