Este fin de semana el Príncipe Harry asistió con su esposa, la modelo, actriz y ahora Duquesa de Sussex, Meghan Markle, a la boda de uno de sus mejores amigos de vida, Charlie Van Straubenzee, donde además era padrino. El evento trascurrió según lo planificado. Con la llegada de Meghan y Harry, los fotografos y paparazzis enloquecieron y todos los invitados se sintieron como verdaderos miembros de la familia real.

Pero justo con la salida de Harry, un pequeño pero gran detalle fue capturado. Uno de los zapatos del Príncipe y Duque de Sussex, tenía un gran orifico en la suela, cosa que deja mucho que desear de Harry y de su imagen personal, pues debido a su rango, nunca debería estar ni mal vestido ni mucho menos con ropa o calzado defectuosos. Esto, por regla real es un requisito indispensable, pues todos los miembros de la familia real son vistos como ejemplo por la ciudadanía.

Ahora bien, también nos pone a analizar el rol de Meghan Markle, pues parece que su esposa no está pendiente de este tipo de cosas. Ella siempre está arreglada con costosas firmas de moda, pero Harry siempre queda en segundo plano. Esperemos que esto no se vuelva una costumbre.

Sigue Leyendo

Entretenimiento

Repasamos últimos trajes típicos de las Miss Puerto Rico en Miss Universe

Entretenimiento

Diego Luna: No dejemos de hablar del narcotráfico

Entretenimiento

Invitación a reflexionar sobre nuestro presente

Destacados

Adamari López sale del hospital

Critican a Lili Estefan por sentarse en las piernas de esposo de Thalía

Ex de Luis Miguel revela fotografías nunca vistas del cantante

Ozuna se une a nuevos exponentes del género en sencillo musical

Sale una venezolana de Nuestra Belleza Latina