Una multitud de 20.000 personas se reunió para ver al equipo de Didier Deschamps vencer a Bélgica por 1-0 en San Petersburgo en una pantalla gigante en el histórico Hotel de Ville de París.

Cada lugar para observar el partido estaba ocupado, con hinchas subidos a árboles, encima de furgonetas, en cubos de basura y refugios de autobuses.

El gol decisivo de Samuel Umtiti en el minuto 51 provocó la locuar de un mar de tricolores, partidarios extasiados que besaron los colores nacionales, se abrazaron y bailaron.

“Viva Francia, viva la República”, gritaron Alia y Sacha, dos escolares parisienses. “¡Estamos muy orgullosos de ser franceses esta noche!” explicaron mientras a su alrededor había explosiones de fuego crujiendo en los adoquines.

Motos, bicicletas, automóviles, camiones de basura: todos se detuvieron para unirse alas celebraciones. Con Francia bajo alerta desde los ataques terroristas de noviembre de 2015, la Fan Zone fue vigilada por más de 1.200 miembros de las fuerzas de seguridad.

Los fanáticos, que se habían subido encima de los autobuses que avanzaban cautelosamente entre la multitud, estaban bailando y agitando bengalas y banderas, mientras los conductores de los autobuses luchaba en una batalla perdida para llevar a sus pasajeros a su destino a tiempo.

Viva Francia

“Tenía 18 años en 1998, fue una de las noches más bellas de mi vida. Lo volveremos a vivir este domingo” pronostica Sebastien, de 36 años. “Este equipo es fantástico”.

“Muchachos, somos campeones mundiales” se escuchó a un hombre de unos 30 años contándoles a sus compañeros. “Deja eso, nos estás dando mala suerte”, fue reprendido antes de que el grupo de amigos rompiera en el canto de la noche: “estamos en la final”.

Desde los balcones, las familias ondeaban la bandera nacional francesa, los niños equipados con camisas los Bleus saludaban a la multitud que se encontraba debajo.

La Rue de Rivoli se convirtió en una zona peatonal temporal mientras la multitud avanzaba por el Louvre hasta los Campos Elíseos, donde 20 años antes París se había reunido para celebrar el único título mundial ganado por Francia.

Dos décadas después, había una sensación de 'deja vu' cuando miles de fanáticos convirtieron el bulevar más famoso de la Ciudad de las Luces en una gigantesca fiesta callejera.

Arriba, en el distrito de luz roja de la capital en Pigalle, el molino de viento iluminado de neón del cabaret Moulin Rouge estaba envuelto en una bruma de bombas de humo y bengalas.

“Es magnífico”, dijo radiante Thierry Perier, de 45 años, que estaba con su hija de ocho años. “Necesitábamos esto en Francia, lo merecíamos. Teníamos los mejores jugadores y, por la moral de los franceses, ganar la Copa del Mundo sería el mejor regalo de todos”, dijo, con la voz ronca de aplausos.

Otro admirador, Lea, de diecisiete años, ni siquiera había nacido cuando Franciaganó su única Copa del Mundo en una noche embriagadora en el Stade de France en un triunfo por 3-0 sobre Brasil. “Es tan hermoso lo que sucedió. ¡Vamos a experimentar nuestro propio '98' ahora!”, dijo Lea.

Sigue Leyendo

Deportes

Arrestan a examante de Tiger Woods dando favores sexuales por drogas

Deportes

Critican a revista GQ por cuestionar el género de Serena Williams

Deportes

Federación de Baloncesto quiere que Carmelo Anthony juegue con Puerto Rico

Destacados

Arrestan a examante de Tiger Woods dando favores sexuales por drogas

Critican a revista GQ por cuestionar el género de Serena Williams

Draymond Green no se disculpa por pelea con Kevin Durant

Minuto a minuto: Pelea de Félix “El Diamante” Verdejo

Importante mantener el enfoque para lograr pase a Lima 2019