Los helvéticos tenían la bandeja servida para ganar frente a Costa Rica. Un triunfo o un empate los depositaba en la siguiente ronda, sin importar lo que sucediera entre Serbia y Brasil.

Los motivos de los ticos, en cambio, eran no irse del Mundial como el único equipo que no anotó tantos en uno de los certámenes más prolíferos de los últimos tiempos.

Ambos conjuntos sabían que no podían entrar en desespero. El ritmo fue lento, hasta conseguir resquicios para anotar. El que más aceleraba era Suiza, pero sin mucho afán. Así, llegaron al gol promediando el primer tiempo. Blerim Dzemaili atacó el área y venció al casi imbatible Keylor Navas. Sin embargo, ni la ventaja le dio ambición desmedida a los europeos para ir por la goleada.

A Costa Rica se le notó su falta de variantes ofensivas en cada ataque. Pero, pudo más el empuje y la dignidad, para empatarlo al inicio de la primera mitad. Kendall Waston fue quien marcó.

Después de eso, el empate no le cayó mal a ninguno de los dos, que parecieron firmar la paz.

Pero, poco le importó al ingresado Josip Drmic ese pacto de mutuo acuerdo. A falta de dos minutos, el delantero marcó el 2-1, que le daba un resultado poco merecido a los suizos.

Costa Rica jugó sus restos. Presionó en el tiempo de descuento y encontró su recompensa desde el punto penal. Bryan Ruiz remató, pero le pegó al palo. Sin embargo, era el día para que los ‘Pura Vida’ puntuaran.

Sigue Leyendo

Deportes

Amanda Serrano se apunta otra en la historia: campeona en siete divisiones

Deportes

VIDEO: Los 6 datos imperdibles para disfrutar las finales de conferencia de NFL

Deportes

Ronda Rousey incursionará en Mortal Kombat

Destacados

Amanda Serrano se apunta otra en la historia: campeona en siete divisiones

Telemundo revela primeros concursantes de la nueva temporada de Exatlon

Carlos Arroyo responde a quienes lo quieren de vuelta en la selección nacional

VIDEO: Los 6 datos imperdibles para disfrutar las finales de conferencia de NFL

VIDEO: La gimnasta Katelyn Ohashi obtiene un 10 perfecto tras una increíble rutina