Tras la caída de la selección de Colombia contra Japón, este partido tomó mayor relevancia. Polonia y Senegal sabían de antemano que su rival directo estaba en el suelo, por lo que había que aprovechar. Quien ganara, pondría pie y medio en la siguiente fase.

En Moscú, la gente asistió a ver a Polonia ser dominante. A los quince minutos se dieron cuenta que no sería así. El balón fue europeo, pero en la primera mitad las oportunidades fueron africanas.

Cada vez que recuperaban la pelota, los Leones de Turanga salían a toda velocidad y evidenciaban peligro en el arco de Wojciech Szczesny. Sin embargo, el exceso de adrenalina conseguía que las definiciones fueran defectuosas. Del afán solo quedaba el cansancio.

Tanto insistió Senegal, que en una ocasión se le dio. Los mediocampistas presionaban, aprovechándose de su capacidad física, hizo que una recuperación cercana derive en el remate de Idrissa Gueye, desviado en el central Thiago Cionek. La FIFA dio gol en contra.

Los africanos se fueron arriba finalizando el primer tiempo, con merecida polémica ante una Polonia estática y sin forma de encontrar a Robert Lewandowski. El movimiento de pelota de los polacos era inerte.

En la segunda mitad, el equipo que dirige Adam Nawalka fue más agresivo. La consigna era conseguir el empate y no importaba dejar espacios atrás. Ante un equipo tan veloz como el senegalés en frente, eso era casi suicidio.

Y así fue. Los senegaleses aprovecharon esos huecos y las imprecisiones polacas, para estirar la ventaja. Gregorz Krychowiak puso un balón atrás, sin percatarse de Mbaye Niang, quien recibió el permiso del árbitro para ingresar, tras recuperarse de una fugaz lesión.

Niang picó, se adelantó a Pazdan y Szczesny, para a merced marcar el segundo. A partir de allí, la defensa senegalesa fue a ultranza. Los Leones se replegaron y renunciaron a atacar, pero sin pasar mucho estrés en defensa. Cuando Lewandowski la retuvo, algo de peligro llevó, pero Polonia era mucho más.

Krychowiak descontó.

Triunfazo africano en Moscú, que resonó un poco en tierras colombianas. Ahora, el equipo de Pékerman, sabe que tiene un mano a mano contra Polonia y las esperanzas están intactas. Además, una victoria senegalesa contra Japón podría posibilitar que la tricolor juegue el último partido ante un equipo clasificado, en teoría relajado.

Todo está por verse en el grupo H, que por ahora empezó con resultados sorpresivos.

 

También le puede interesar:

Sigue Leyendo

Deportes

¡Esposa de futbolista argentino se desnuda y él reacciona!

Deportes

Mónica Puig entra firme a la tercera ronda en Wuhan

Deportes

El madridista Isco será operado de apendicitis

Destacados

Puerto Rico queda eliminado del Mundial de Baloncesto Femenino 2018

Uno de #LosNuestros se hace un espectacular tatuaje de Roberto Clemente

¡Hoy hay fiesta! Capitanes conquistan campeonato del BSN

Así celebra Arecibo el triunfo de los Capitanes

Mónica Puig entra firme a la tercera ronda en Wuhan