4 razones por las que tu cuerpo no cambia por más ejercicio que hagas

Recuerda que el cuerpo de cada persona funciona diferente

Por Karen Hernández
istock
4 razones por las que tu cuerpo no cambia por más ejercicio que hagas

Es muy común que a pesar de ir al gimnasio todos los días y seguir las dietas y rutinas al pie de la letra, no logres bajar de peso o tonificar tu cuerpo. ¿Por qué sucede esto? La respuesta no es tan sencilla pues no existe una fórmula mágica que nos haga entender cómo recibirá tu cuerpo cada ejercicio.

Sin embargo, existen errores que se comenten al seguir un régimen alimenticio para bajar de peso y por ello terminas sintiendo que has perdido demasiado tiempo en balde en el gimnasio. Pero que cueste más trabajo  no significa que sea imposible.

De entrada, es un poco obvio decir que cada cuerpo es diferente y cada organismo funciona diferente por lo que el hecho de que estés en una clase fitness con otras personas, haciendo los mismos pasos, por la misma cantidad de tiempo, no significa que todos quemarán las mismas calorías.

Algunas personas tienden a acumular más grasa que otros, por lo que les es más difícil disminuir el volumen de piernas y caderas. Otras personas tienen mucho más músculo en zonas como los muslos, lo cual hace el efecto más grueso y reducirlo es muy complicado.

Darte cuenta de lo que te está impidiendo ver resultados es el primer paso. Estas podrían ser algunos de los obstáculos en tu pérdida de peso:

No estás siendo realista.

Los cambios no se producen de la noche a la mañana. Necesitan de constancia y disciplina. Además no debes dejar pasar días pues si creer que con un día que vayas al gym basta, estás den un rotundo error. Si haces las cosas como deben ser y eres constantes, el cuerpo te lo agradecerá, mejorarás tu condición y por ende, las próximas veces no te costará trabajo hacer las cosas.

Cree que basta con hacer sentadillas

Las sentadillas son un gran ejercicio que ayudan a tonificar diferentes partes del cuerpo como el trasero y los muslos pero no son suficiente. Una buena rutina de sentadillas promueve la contracción de los músculos de esta zona proporcionando una mejor circulación linfática, reduciendo los síntomas de retención de líquido y aparición de varices, mejorando a través de las repeticiones. Existen otros ejercicios para trabajar diferentes zonas pero si añades peso, crearás musculatura del muslo, glúteos, entre otros, lo cual le dará otro toque a tu ejercicio y te ayudará a tonificar tu cuerpo entero.

No estás haciendo suficiente cardio

Este punto viene con el anterior. Si sólo te dedicas a hacer una rutina en vez de explorar las posibilidades, nunca lograrás cambiar tu figura. .Si estás entrenando con regularidad y todavía no ha visto los resultados esperados, añade un poco de cardio. Si no tienes una caminadora y no puedes ir al gym, hay muchas opciones para aplicarte como ir en bicicleta al trabajo, caminar a casa de tu amigo o hacer un poco de baile. Son formas más divertidas de reducir volumen.

No llevas una dieta adecuada

La alimentación es básica para complementar tu rutina fitness. Adapta proteína, verduras, frutas y grasas buenas a tu alimentación diaria ya que te ayudarán a acelerar tu metabolismo y construir músculo, eliminando la grasa de forma más rápida.  Olvídate de las bebidas azucaradas e hidratos de carbono que sólo provocan que acumules grasa y que terminan saboteando tu entrenamiento. Por nada en el mundo te saltes alguna comida ya que lejos de ser una alternativa para conservar tu peso, alenta el metabolismo, haciendo que sea más difícil quemar calorías.  Para ver resultados debes hacer 5 comidas al día, esto incluye desayuno, comida y cena, además de dos colaciones, una a medio día y otra por la tarde antes de la cena.

 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo