Estudio revela genética incide en prevención de enfermedades coronarias

La composición de genes de los puertorriqueños hace que las enfermedades coronarias sean a menor escala que en Estados Unidos

Por Karixia Ortiz

La composición genética que heredaron los puertorriqueños de los africanos, europeos e indígenas es lo que hace que la incidencia de enfermedades coronarias sea menor si se compara con la tasa de estas afecciones en la  población de Estados Unidos.

La enfermedad coronaria es una condición arterial que provoca un suministro inadecuado de la sangre en el sistema.

En Puerto Rico es alta la tasa de los factores de riesgo para padecer enfermedades coronarias. No obstante, un estudio reveló que, a pesar de esta realidad, la isla está un 30 % por debajo de los niveles que se registran en Estados Unidos gracias al factor genético. En este sentido, este tipo de enfermedades se presenta de una manera menos agresiva.

El estudio “Etnicidad y genética”, que determinó que la incidencia de enfermedad coronaria en Puerto Rico es más baja que en Estados Unidos, fue realizado por el doctor Pablo Iván Altieri, cardiólogo e investigador de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

“La genética es la clave para que la incidencia de enfermedades coronarias en Puerto Rico sea más baja que en los Estados Unidos. Puerto Rico es el país del mundo con mayor influencia de los Estados Unidos. A este detalle se suma el factor de que la tasa de diabetes en la isla es más alta que en los Estados Unidos. Con estos factores se supone que nuestra tasa de enfermedades coronarias sea más alta que la existente en los Estados Unidos; esto es determinado por factores genéticos heredados por culturas africanas, europeas e indios norteamericanos”, expresó el investigador, quien fue el único exponente latino que presentó su investigación en la Conferencia Internacional de Medicina Genómica celebrada en Baltimore.

Según Altieri, las enfermedades arteriales están directamente relacionadas con la “cultura del paciente”, pues la isla tiene una mayor incidencia de diabetes miellitus que en Estados Unidos, mientras que hay menos casos de taquicardia ventricular y restenosis después de una angioplastia.

A partir de esta revelación, el doctor Altieri manifestó que el futuro de la medicina y el tratamiento de enfermedades está en la intervención con la genética.

“Usted va a ir a una oficina y, en vez de este mandarle a hacerse paneles metabólicos, los médicos le sacaremos un tubo de sangre para determinar un patrón de genética. Luego le diremos: ‘Usted morirá de esto, esto y esto. Vamos a cambiar estos genes y te curas’”, concluyó Altieri.

Loading...
Revisa el siguiente artículo