El golpe de María a la industria de bebidas en Puerto Rico

A un año del paso de María te presentamos las historias de profesionales desplazados a raíz del huracán

Por Perla Alessandra Hernández

Ante una isla devastada por el azote de un huracán categoría 4, muchas personas se vieron obligadas a abandonar su patria en la búsqueda de mejores condiciones de vida y nuevas oportunidades de empleo. Tal fue el caso de los profesionales de la Industria de Restaurantes y Barras puertorriqueñas.

Luego de aquel 20 de septiembre de 2017, la industria de bares en la Isla, que en los últimos años había brillado a nivel mundial por sus talentos, fue sacudida por el desastre natural. Este dejó a su paso cientos de establecimientos sin servicio de energía eléctrica, agua y a los dueños de estos haciendo malabares para adquirir generadores eléctricos, conseguir mercancía, pero sobre todo teniendo que batallar con una Ley Seca y toque de queda, impuestos por el gobierno.

Precisamente, algunos de estos factores fueron los detonantes para que una gran cantidad de bartenders se fuera de la Isla. Por ejemplo, de entidades como la Asociación de Bartenders de Puerto Rico, un 40 por ciento de sus cantineros/as se marcharon, según estimados del presidente de la organización, José Aponte.

Aunque ya algunos de los bartenders pertenecientes a este colectivo regresaron a casa, hay otros que por el momento no volverán. Entre ellos, el experimentado cantinero, José Ortega, quien tras 19 años trabajando en la industria local tuvo que emigrar a Miami (Florida) para darle un sustento a su familia.

Continúa leyendo el reportaje en:

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo