De la finca a CRU en la calle Loíza

Bajo el concepto Farm to Table llega una apetitosa propuesta culinaria a la emblemática calle cangrejera

Por Lynet Santiago Túa

En su uso convencional, la palabra cru (vendimia) alude a viñedos y productos de viñedos que ofrecen promesa de crecimiento. Empero, también es el verbo en francés que define la propuesta gastronómica y social del restaurante CRU, que abrió sus puertas recientemente en la calle Loíza.

“Después de María nos comprometimos a revitalizar la calle Loíza a nivel gastronómico, que, desgraciadamente, se vio afectada por el huracán”, compartió de antemano Berenice Berrocal, la gerente de este nuevo espacio que, sin duda, dará mucho de qué hablar en la zona.

Una de las particularidades de CRU es que su carta de ofrecimientos, confeccionada por el chef Iván Pérez, se nutre de productos agroecológicos y orgánicos de 18 fincas locales.

“Bajo el concepto Farm to Table, nuestra propuesta es muy fresca, nutrida de productos agroecológicos y orgánicos, que significa sin pesticidas, con una fusión caribeña”, describió Berrocal con más de 38 años en la industria culinaria.

foto2

 

Buñuelos de pescado, pizzettas caribeñas, tacos de plátano rellenos de ceviche de mero, pastas veganas, ensalada de frutas tropicales a la brasa, dip artesanal de longaniza de Naranjito o los steaks marinados con una receta familiar del estadounidense Charlie O’Donnell (propietario) son solo algunas de las delicias que agasajan el paladar.

“Me encanta que las personas exterioricen su gusto y salgan satisfechos porque les gustó la comida. Esto es lo más que me llena”, indicó el chef a Metro.

Otra de las especialidades de la casa son los postres, como el postre de la ensalada caprese, sí ensalada caprese, confeccionado con panna cotta de albahaca con una jalea de tomate rostizado y, una reducción de balsámico, y en vez de pan, se sirve con unas galletas de almendras.

Por si fuera poco, los domingos sirven un menú especial para brunch, incluso para los niños, como, por ejemplo: macarrones con queso, espagueti y tiritas de pollo.

foto4 Berenice Berrocal, gerente, socia del propietario Charlie O’Donnell (izquierda), junto con el chef Iván Pérez. Suministrada

Entre las opciones dominicales, podrá degustar sabrosos sándwiches, como el Boston steak caramelizado servido con chips de malanga, el Shrimp Po’ Boy con crujientes camarones o el Ground Sirloin Burger, confeccionado con queso cheddar, tocineta Applewood, huevo frito, cebolla y ensalada.

El salón comedor elegantemente decorado por Nilda Martin, que cuenta con dos barras —una de ellas exclusiva para espumosos— y una espaciosa terraza al aire libre, también pone a disposición del comensal refrescantes cocteles elaborados con preparaciones hechas en la casa y jugos naturales de pomarrosa, grosellas y jobos, entre otros sabores.

Más sobre CRU

• El restaurante CRU está ubicado en la calle Loíza en el #1604.

• En el bar de espumosos puede degustar una variada selección, que incluye Moet, Don Perignon, Pommery, Besserat, Krug, Laurent Perrier y Veuve Clicquot, entre otras.

• Abierto de martes a domingo de 4:00 a 10:00 p. m. para cena; viernes y sábado hasta las 11:00 p. m. Los domingos está abierto para brunch desde las 11:00 a. m., y a las 4:00 p. m., transición para la cena.

• Valet parking complementario para 60 autos.

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo