Renace Perurrican 
en Santurce

Hace tres semanas reabrió sus puertas el nuevo Perurrican, una fusión de la cocina peruana con sabor caribeño

Por Lynet Santiago Túa

En una antigua estructura santurcina cobra vida el nuevo Perurrican, el cual fusiona la cocina peruana con sabor caribeño. Pero esta vez es sorprendente la evolución culinaria del chef peruano Carlos Gambirazio, quien se esmera en balancear los sabores, adaptados al gusto del paladar puertorriqueño.

“Tenemos el mismo concepto de Perurrican en Condado. Es un restaurante de la cocina peruana pero con una fusión de platos puertorriqueños, con un buen balance, no tan picantes [a la usanza de la cocina peruana]. Además,  acompañamos algunos platos con arroz blanco o tostones, como comen los boricuas”, explicó Jorge Domínguez, gerente general del restaurante, al destacar que “los platos están traducidos al lenguaje de los puertorriqueños. Este restaurante está hecho para los puertorriqueños”.

De igual forma, esta fusión se deja sentir en la coctelería, como con el emblemático pizco, mezclado con jugos naturales de frutas locales.

Y, aunque su fuerte es el ceviche, Perurrican también seduce al comensal con una gran variedad de frutos del mar bien frescos y carnes de la mejor calidad.

De entrada, podría deleitarse con unos tostones rellenos con ceviche o qué tal unas conchitas (ostras) a la parmesana, o con la jalea mixta, que es un generoso surtido de pescado, calamares y camarones, servido con papitas fritas hechas en casa.

Entre los platos principales se sugiere el lomo saltado, que consiste en un tierno filete mignon servido con arroz blanco y papitas de la casa; el tacu tacus, una versión de arroz mamposteado relleno confeccionado con habichuelas blancas o negras; y el jaleón, un chillo frito entero, al que se le extrae toda la carne interior y se pone a freír, y luego se sirve sobre el mismo chillo frito.

Además, sirven otros platos tradicionales, como el churrasco y la pechuga de pollo.

“Me gustaría que, más que venir a comer, sientan la visita como una experiencia. Este es un restaurante bien pensado, desde la comida de la más alta calidad y frescura hasta el ambiente.  Todo lo hacemos al momento. No compramos nada en bolsas”, destacó el gerente.

El espacioso salón comedor está revestido con una iluminación tenue y acentos que invitan a disfrutar la experiencia culinaria relajadamente.

Otro de los atractivos del lugar es el salón privado estilo speakeasy bar, que brinda una atmósfera totalmente distinta, ideal para disfrutar de cocteles y tapas.

En cuanto a la carta de vinos, encontrará una selección de etiquetas de Hungría, Italia y Alemania, entre otros.

Loading...
Revisa el siguiente artículo