Esta pareja perdió 308 libras para subir a una montaña rusa

Metro habló con Lexie y Danny Reed, quienes cambiaron sus vidas para disfrutar de los juegos de los parques de atracciones y los viajes.

Por Metro World News
Esta pareja perdió 308 libras para subir a una montaña rusa

Lexie y Danny Reed, una pareja del estado de Indiana, Estados Unidos, decidió dar un giro radical a sus vidas hace un año. La gota que colmó la copa fue cuando se dieron cuenta de que, por su peso, no podían subirse a ninguna montaña rusa. Ese es el por qué de que en solo 365 días hayan perdido en total casi 308 libras.

“Empezamos una dieta y a ir al gimnasio”, dijo Lexie a Metro World News la mujer que pasó de pesar 482 libras a 242. “Tuve un montón de dificultades en mi vida por las restricciones. No podía viajar, porque no habían asientos para mí en los aviones. Tampoco podía subirme a los juegos de los parques de diversiones. Es por eso que decidí luchar por la vida que quería”, explicó.

Agregó que “al principio fue muy difícil dejar de consumir comida que no era sana, porque ¡son muchas las tentaciones! Tenía que olvidarme de las bebidas gaseosas, de cualquier tipo de frituras y de postres. Pero mientras más me resistía, se hacía más fácil. Y un día me di cuenta de que es necesario comer para vivir, y no vivir para comer. Así que, desde el año pasado, me convertí en una persona diferente”.

Danny tampoco estaba contento con su cuerpo. En 2015 pesaba 279 libras, y ahora pesa 216. Se unió a Lexie en su esfuerzo por perder peso.

“Pasamos por muchas cosas juntos”, cuenta la mujer de 26 años. “Por ejemplo, celebramos el aniversario de nuestra relación de una forma muy inusual: subimos 32 pisos para probarnos a nosotros mismos. Incluso más, estamos siempre andando en bicicleta y haciendo caminatas. Nos habíamos estado privando de todo eso. Afortunadamente, todas las dificultades por las que pasamos nos han acercado mucho”.

De acuerdo a Lexie, estuvo motivada a perder, peso no solo por su marido. “Quería ser mejor hermana, la mejor esposa y después de todo, un día me gustaría ser la mejor madre”, dijo la mujer. “Sabía que nadie podría hacerme perder todos estas libras a excepción de mi misma y tenía que hacerlo por mí. Y no quería someterme a una cirugía”, dijo.

Lexie destacó que ahora tienenuevas oportunidades. “Tiré casi toda mi ropa vieja a la basura, porque me dejó de quedar bien. Empecé a ir a comprar a lugares en los que no había ropa para mí antes. Mis padres, al principio, no me reconocieron, igual que mis amigos. De todas maneras, todos me apoyaron. Ahora tengo un montón de planes: quiero aprender más sobre nutrición y mostrarle a otras personas que es posible cambiar tu vida. Quiero pesar menos de 220 libras y poder tener un cuerpo que me permita vivir feliz y saludable”, afirmó.
El año que pasaron juntos haciendo dieta y yendo al gimnasio acercó a Lexie y Danny.

“Por el momento estoy trabajando como recepcionista en una clínica local y Danny es gerente en una empresa que produce vidrio”, detalló Lexie. “Antes de perder peso nos pasábamos las noches mirando series en vez de hablar o hacer algo juntos. Ahora tenemos una vida mucho más activa mientras mantenemos nuestra dieta: comemos más verduras y carne magra. Consumimos diariamente más o menos 1,500 calorías. ¡Y es fantástico!”, aseguró.

Loading...
Revisa el siguiente artículo