Abre primer laboratorio escolar de neurociencia en Puerto Rico

Organización NeuroBoricuas impulsa la enseñanza de la investigación científica y busca desarrollar la cultura científica en la isla

Por David Cordero
Abre primer laboratorio escolar de neurociencia en Puerto Rico

La organización NeuroBoricuas abrió hoy el primero de una serie de laboratorios de neurociencia en escuelas superiores de Puerto Rico. Localizado en el Centro Residencial de Oportunidades Educativas de Mayagüez (CROEM), el laboratorio cuenta con equipo para realizar proyectos e investigaciones relacionadas a la neurociencia, medicina, biotecnología y robótica.

 

El doctor Christian Bravo Rivera, presidente de NeuroBoricuas, explicó que el laboratorio es parte de un plan que incluye la formación de maestros de ciencias para que aprovechen estas herramientas en sus clases, así como el acompañamiento a estudiantes para impulsar su interés en la investigación científica.

“Lo que hacemos es que traemos el equipo de laboratorio de alta tecnología donde ellos van a poder hacer electrofisiología, van a poder aprender programación, robótica y biotecnología”, explicó Bravo Rivera en declaraciones a Metro.

El grupo busca fomentar el conocimiento de la neurociencia en Puerto Rico estableciendo laboratorios de investigación en las escuelas; entrenando a educadores para enseñar investigación científica; motivando a estudiantes a ser gestores de su aprendizaje en investigación de neurociencia; y creando lazos entre centros de investigación y las escuelas de la isla. Actualmente evalúan otros planteles que puedan recibir un laboratorio. Esas escuelas deben demostrar compromiso de su facultad y estudiantes respecto a la investigación en ciencias.

 

“Queremos aportar a formar una cultura científica en la isla y fomentar el desarrollo de futuros neurocientíficos puertorriqueños, lo que elevará el nivel de competencia científica de Puerto Rico”, dijo Bravo Rivera, experto en neurociencia de la conducta, quien actualmente se desempeña como científico posdoctoral en el Cold Spring Harbor Laboratory en Nueva York.

 

NeuroBoricuas reúne a sobre 20 científicos, algunos de ellos estudiantes subgraduados y graduados dentro y fuera de la isla, y otros que son educadores de la Universidad de Puerto Rico, la Universidad Central del Caribe y la Universidad Metropolitana del Sistema Universitario Ana G. Méndez.

“La biotecnología está creciendo exponencialmente, lo que pasa es que antes como no se había desarrollado lo suficiente no se podía llevar a la gente, no se podía llevar a los tratamientos médicos. Ya estamos en el punto en el que se ha desarrollado lo suficiente y entonces el crecimiento es inmenso y esta exposición que están teniendo los estudiantes los coloca a ellos entonces al frente de esta tecnología para que cuando entren ya a la universidad se puedan desarrollar ya en estos campos pero con una ventaja”, indicó el presidente de NeuroBoricuas.

 

“El laboratorio inaugural de NeuroBoricuas es un gran paso para las ciencias y Puerto Rico. Los neurocientíficos que forman parte de este proyecto han invertido décadas entrenando en ciencias. El proyecto representa un compromiso genuino y desprendido. La comunidad neurocientífica puertorriqueña le regala a su patria sus conocimientos para beneficio de Puerto Rico”, afirmó el doctor Daniel Colón Ramos de la escuela de medicina de Yale y fundador de la organización CienciaPR.

 

NeuroBoricuas busca impactar la cultura científica en Puerto Rico, que los jóvenes compartan con su familia sus experiencias y logros dentro del laboratorio para que los puertorriqueños aprecien más el desarrollo de la ciencia en la isla y desde el gobierno se legisle para crear más proyectos relacionados al desarrollo de la ciencia, neurociencia y la biotecnología.

 

“El mundo completo se está moviendo en esta dirección, todas las potencias se están moviendo en esta dirección. Para Puerto Rico, que es un país en crisis, esto es una manera, una solución que la podemos gestionar, nosotros podemos participar de nuestras soluciones y no nos podemos perder esta ola de interés mundial”, explicó en entrevista con Metro

 

Además de recibir el equipo y el adiestramiento para los maestros, los estudiantes de CROEM permanecerán en contacto con los NeuroBoricuas para discutir sus proyectos. Con la expansión a otras escuelas se proyecta también la elaboración de un curso formal de introducción a la neurociencia, con su texto y manual de laboratorio.

 

“La neurociencia se está volviendo tan popular en todo el mundo, que es importante que Puerto Rico comience a entrenar a su próxima generación de neurocientíficos competitivos. Quién sabe cuántos futuros descubrimientos neurocientíficos vendrán de Puerto Rico, gracias a los NeuroBoricuas”, sostuvo el doctor Gregory J. Quirk, del Departamento de Psiquiatría de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.

 

El laboratorio de CROEM cuenta con equipo de alta tecnología, incluyendo instrumentos utilizados para diagnóstico médico y biotecnología. Dicho equipo se obtuvo mediante donativos gestionados por NeuroBoricuas. Los auspiciadores incluyen al Recinto de Ciencias Médicas de la UPR, la compañía Digi Serv, y el Laboratorio de Aprendizaje del Miedo del doctor Gregory J. Quirk, con la colaboración de la Universidad Central del Caribe y del Sistema Universitario Ana G. Méndez.

 

Para información adicional sobre este proyecto o sobre NeuroBoricuas, puede visitar su página en Facebook bajo NeuroBoricuas, o el portal http://neuroboricuas.org.

 

El laboratorio

El laboratorio en CROEM contará con diversos equipos, incluyendo:

 

  • Equipo de electroencefalografía

Este equipo permite el registro de actividad eléctrica de la corteza cerebral de personas. Los estudiantes podrán hacer experimentos para explorar variables que afecten la actividad cerebral y registrar esos cambios. La electroencefalografía se utiliza en la medicina para diagnosticar epilepsia y desórdenes de sueño. También se utiliza para encontrar causas de cambios en conducta.

 

  • Equipo de electromiografía

Este equipo permite el registro de la comunicación eléctrica de las neuronas motoras que controlan los músculos. Los estudiantes podrán estudiar factores que interactúen con la unión neuromuscular. La electromiografía se utiliza en la medicina para diagnosticar desórdenes de neuronas motoras, disfunción muscular, y problemas de transmisión de señales entre nervio y músculo.

 

  • Interfaz humano-humano

Este equipo usa los registros eléctricos d de una persona para controlar los movimientos musculares de otra. Los estudiantes tendrán una exposición temprana a tecnología innovadora que aplica biotecnología para crear una interfaz entre humanos. Esta tecnología se utiliza para el desarrollo de prótesis, control de vehículos y aparatos no piloteados, y está en la frontera del campo emergente de la biotecnología.

Loading...
Revisa el siguiente artículo