It’s All Good in P. R. brilla con suculenta oferta en Luquillo

Por Lynet Santiago Túa @lynetonline

Para los amantes de los pescados y mariscos frescos, recientemente abrió sus puertas el restaurante It’s All Good in P. R., a pasos de las hermosas playas de Luquillo.

 A tan solo meses de su apertura, el lugar se ha convertido en uno de los restaurantes favoritos de los residentes y visitantes de la zona turística. Y es que quién no agradece los alimentos frescos y, mejor aún, la sazón de las abuelas.

Esta es precisamente la propuesta del chef ejecutivo Luis Figueroa, porque el ofrecimiento no se limita a frutos del mar, sino que sorprende a los comensales con asopaos de gandules, arroces y cortes de carnes de primera, como el tierno churrasco Angus y las crujientes chuletas cancán con un toquecito de limón. Sí, con limón. Les aseguro que les encantará.

Como aperitivo, la carta sugiere tostones, rellenos de churrasco o de mariscos, alcapurrias, calamares empanados y arepas de coco rellenas de carne o mariscos.

Entre los platos más aclamados, Figueroa mencionó el mofongo que puede ordenar relleno o como acompañante del churrasco, las chuletas, carne frita, biftec o pechuga rellena.

Chillo entero, chillo relleno de pulpo, carrucho o mariscos, filete de salmón, camarones, el sabroso rabo de langosta, filete de dorado o mahi mahi, elaborados al ajillo, criolla, mantequilla, con coco o guayaba, son tan solo algunas de las delicias que llegan a la mesa gracias a los pescadores de Fajardo.

Para los más golosos, también cuentan con el Surf and Turf, que combina churrasco con camarones.

Todos los platos pueden ser muy bien acompañados con arroz y habichuelas, arroz mamposteado, tostones, amarillos, mofongo, arañitas, ensalada o papitas fritas.

“Este era un sueño de mi esposo para dejarles algo a mis hijos para que ellos pudieran seguir adelante”, relató Rose Montalvo, la propietaria y quien opera el restaurante con el apoyo de sus hijos Samuel “Sammy”, Gabriel, Jonathan y Christian González.

“Mucha de la decoración está inspirada en él (esposo), porque a él le encantaba el mar y la pesca. También le gustaban los caballos. Hay mucho de él para recordarlo”, explicó la viuda de Samuel González (padre).

 Montalvo, quien laboró por más de una década como gerente de alimentos y bebidas en una reconocida cadena de hoteles, sabe muy bien cómo complacer a sus fieles clientes, los que dice se han convertido en parte de su familia y quienes llegan por recomendación, de boca en boca.  

“Nos gusta que los clientes se sientan que están en su casa. Este es un lugar donde van a comer bien y relajados en un ambiente tranquilo”, enfatizó respecto a la atmósfera del local.

Se destaca que todos los ingredientes, aderezos, salsas, piques y postres son hechos en la casa. De hecho, uno de sus hijos tiene un huerto hidropónico, donde cosecha el recao y el cilantro que utilizan.

La empresaria adelantó que próximamente incluirá en el menú pastas, y una pecera, para que los visitantes escojan su propia langosta.

El salón comedor, que sienta aproximadamente de 60 a 80 personas, cuenta con una barra, en la que Gabriel da rienda suelta a su creatividad para embelesar a los clientes con deliciosos mojitos, confeccionados con frutas frescas. Los cocteles emblemáticos son el Green Machine —en honor a su padre— y el Guaba Kiss. Pero, si quiere llevar su experiencia a otro nivel, pruebe el Aliens Shot.

En cuanto a los postres, el flan de Baileys es altamente recomendado. También cuentan con dulce de lechosa servido con queso y bizcocho de chocolate, entre otras sabrosuras.

El ambiente acogedor, excelente servicio y frescura de los productos resumen una grata experiencia, que sin duda provoca el deseo de regresar pronto.

Datos

• Abierto. De 11:00 a 10:00 de lunes a viernes. Sábados y domingo de 2:00 p. m. a
11:00 p. m.

• Dirección. Calle Fernández García #38 en Luquillo. Antiguo local de King Seafood. Tel. 787-889-4300.

Loading...
Revisa el siguiente artículo